• El diputado del PSC, José Zaragoza, y el balear Pere Joan Pons han sido relevados como presidente y portavoz de la Comisión Mixta para la UE del Congreso de los Diputados.
  • Les sustituyen la exportavoz del grupo Soraya Rodríguez y el perdedor de las primarias de 2014 frente a Sánchez, Eduardo Madina, respectivamente.
  • El PSOE también está dispuesto a fulminar a Margarita Robles como presidenta de la Comisión de Justicia.
  • Las dos diputadas que están en la dirección del Grupo Socialista -Meritxell Batet (PSC) y Sofía Hernanz (Baleares)- también saldrán, con toda probabilidad, de este órgano.
  • Y mientras, el PSC le toma el pelo a la gestora.
La Comisión Gestora del PSOE acometerá mañana una remodelación del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso que traerá consigo los castigos a los diputados que votaron no a Mariano Rajoy, rompiendo la disciplina de grupo que estableció el Comité Federal, según informa El Mundo. El diputado del PSC, José Zaragoza, y el balear Pere Joan Pons han sido las primeras víctimas en caer dentro del PSOE por votar no a Mariano Rajoy, rompiendo la disciplina de grupo que estableció el Comité Federal. Zaragoza y Pons han sido apartados de sus puestos de máxima responsabilidad, ya que ambos han sido relevados como presidente y portavoz de la Comisión Mixta para la UE del Congreso de los Diputados. La exportavoz del grupo Soraya Rodríguez, afín a la gestora que dirige el PSOE desde la dimisión de Pedro Sánchez, y el perdedor de las primarias de 2014 frente a Sánchez, Eduardo Madina, sustituirán a Zaragoza y Pons respectivamente. Pero el PSOE sólo podrá abrir expediente a los seis diputados que son militantes socialistas (Susana Sumelzo, Sofía Hernanz, Pere Joan Pons, Odón Elorza, Mari Luz Martínez Seijo y Rocío de Frutos). Sobre los siete del PSC, Ferraz sólo podrá requerir a la dirección catalana que les abra a su vez un expediente. En cuanto a las dos independientes, Margarita Robles y Zaida Cantera, no podrá actuar contra ellas porque no son militantes. Eso sí, la Gestora decidirá sobre el reparto de responsabilidades en el grupo. En este caso, el PSOE está dispuesto a fulminar a Margarita Robles como presidenta de la Comisión de Justicia. Por su parte, las dos diputadas que votaron no a Rajoy y que están en la dirección del Grupo Socialista -Meritxell Batet (PSC) y Sofía Hernanz (Baleares)- también saldrán, con toda probabilidad, de este órgano. Por otra parte, el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, mantuvieron el lunes 14 una reunión en la sede de Ferraz, en la que decidieron dejar en manos de una comisión que formarán tres o cuatro miembros de cada organización resolver sus "discrepancias" políticas y orgánicas en un plazo de dos meses. Una forma como cualquier otra de tomarle el pelo a la gestora, que no se ha atrevido a tomar medidas más contundentes contra los socialistas catalanes. Andrés Velázquez [email protected]