• Industria de Turbo Propulsores, creada en 1989 por Sener y Rolls-Royce, cuenta con varias fábricas en España, Gran Bretaña, Estados Unidos, México, India y Malta, y da empleo a 3.000 personas.
  • Sener utilizará el dinero de la venta para reforzar su actividad tradicional de ingeniería.
  • ITP se convierte, tras Gamesa, en la segunda gran empresa vasca que pasa a manos extranjeras en el último mes.
Industria de Turbo Propulsores fue parte importante del plan de reindustrialización del País Vasco, puesto en marcha a finales de los años 80 como consecuencia de la crisis siderúrgica y naval que afectó seriamente a la región. Desde entonces, Sener (53,1%) y Rolls-Royce (46,9%) han mantenido su alianza en ITP. Hasta este lunes, que la empresa de la familia Sendagorta ha anunciado la venta de su participación a su socio británico por 720 millones de euros. El pago se completará en dos años y la mitad del importe se podría abonar mediante acciones de Rolls-Royce. En este sentido, la empresa española ha señalado que, a partir de ahora, centrará sus esfuerzos en los negocios tradicionales de ingeniería y construcción, y aportará más recursos a I D y a la estrategia internacional. "Nuestra tarea ha finalizado y ha llegado el momento en el que corresponde a Rolls-Royce construir el mejor de los futuros para ITP", ha afirmado el presidente de Sener, Jorge Sendagorta (en la imagen). Warren East, consejero delegado de la empresa británica, se ha mostrado muy satisfecho con la operación: "ITP ha sido durante muchos años para Rolls-Royce un socio de confianza. Esta inversión reforzará nuestras capacidades aeroespaciales con excelentes instalaciones productivas, servicios y productos, generando nuevas oportunidades de crecimiento rentable", ha señalado. La operación es, sin duda, importante. ITP cuenta actualmente con unos 3.000 empleados repartidos en fábricas en España, Gran Bretaña, Estados Unidos, México, India y Malta. Cuando se cierre la operación, a principios de 2017, tras las pertinentes autorizaciones regulatorias, ITP se convertirá, tras Gamesa, en la segunda gran empresa vasca que pasa a manos extranjeras en el último mes. Pablo Ferrer [email protected]