• La tensión entre Ankara y Washington continúa por el apoyo norteamericano a las milicias kurdosirias (YPG), claves en la guerra contra el Estado Islámico, pero que el régimen turco considera como terroristas.
  • El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha denunciado en más de una ocasión que la presencia de las YPG cerca de la frontera turca es "inaceptable" y ha exhortado a Washington a forzar su retirada.
En medio de la escalada de tensión entre Israel e Irán y la controversia por el estatus de Jerusalén, el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson (en la imagen), inició ayer lunes una gira por Medio Oriente, cuya primera escala fue Egipto. Tillerson y su homólogo egipcio, Sameh Shoukry, dijeron que habían tenido conversaciones productivas sobre seguridad regional y la lucha contra el grupo extremista Estado Islámico (EI), cuya filial egipcia, con sede en la península del Sinaí, atacó objetivos militares y civiles en todo el país, recoge La Nación. Tras abandonar El Cairo, Tillerson tiene previsto viajar a Kuwait para participar en una reunión ministerial de la coalición internacional contra EI en Irak y Siria, encabezada por Washington. Se trasladará después a Amman, para reunirse con el rey Abdallah II, y a Beirut, donde se entrevistará con el presidente Michel Aoun y el primer ministro Saad Hariri. Por último, volará a Ankara, donde prevé conversaciones "difíciles" con Turquía, su aliado en el seno de la OTAN, en particular sobre el conflicto en Siria; el apoyo de Washington a las milicias kurdas, enfrentadas con los turcos, y el reconocimiento de la Casa Blanca a Jerusalén como capital del Estado judío, estatus rechazado por la comunidad internacional. Tan difíciles como que la tensión entre Ankara y Washington continúa por el apoyo norteamericano a las milicias kurdosirias, claves en la guerra contra el Estado Islámico, pero que el régimen turco considera como terroristas De hecho, en un alarde de diplomacia sin precedentes -nótese la ironía-, el régimen turco advirtió este lunes que las relaciones con Estados Unidos han llegado a un punto tal de deterioro que existe el riesgo de que se rompan "por completo", recoge Infobae. "Los lazos con Estados Unidos se encuentran en un punto muy crítico. O arreglamos estas relaciones o se romperán por completo", aseguró el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, en una intervención durante un congreso en Estambul sobre las relaciones entre Turquía y África. Çavusoglu insistió en criticar el apoyo que Washington presta a las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), aliadas de EEUU en su lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico, pero que Turquía considera terroristas. "No queremos promesas y compromisos de EEUU, queremos pasos concretos (respecto a las YPG). Para poder debatir varios asuntos, la confianza perdida debe restablecerse, y la causa de la pérdida de confianza son los EEUU", comentó el canciller. "Estados Unidos apoya a las YPG con la excusa de luchar contra el ISIS, pero las YPG no combaten al ISIS", argumentó. Ankara considera a las YPG una amenaza contra su seguridad por el vínculo que mantienen con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, la guerrilla kurda enfrentada al Estado turco desde hace tres décadas. Ankara ha amenazado repetidamente en que extenderá a ese enclave la ofensiva iniciada el pasado 20 de enero contra las YPG en la región de Afrín. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha denunciado en más de una ocasión que la presencia de las YPG cerca de la frontera turca es "inaceptable" y ha exhortado a Washington a forzar su retirada. Andrés Velázquez [email protected]