• Lo que hace semanas ocurría en Hungría ocurre ahora en los Balcanes, hacia donde se desvió el flujo de personas que desea entrar a la Unión Europea en busca de una vida mejor.
  • Más de 10.000 refugiados, muchas mujeres y niños, esperan en Serbia para cruzar la frontera.
  • Algo similar se registró este fin de semana en Macedonia, donde la Policía informó de la llegada de 10.000 personas desde Grecia.
  •  "Escasea la comida, las mantas, estamos necesitados de todo", dijo Melita Sunjic (Acnur) desde la frontera entre Serbia y Croacia.
Continúa la peor crisis de refugiados desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, desencadenada por la guerra de Siria y por la inestabilidad en Oriente Medio y el norte de África. Una inestabilidad y una crisis en gran parte originadas por las atrocidades de los yihadistas del Estado Islámico. Pero lo que hace semanas ocurría en Hungría con los refugiados ocurre ahora en los Balcanes, hacia donde se desvió el flujo de personas que desea entrar a la Unión Europea en busca de una vida mejor. Este lunes se ha sabido que más de 10.000 personas, entre ellos muchas mujeres y niños, se encuentran en Serbia, bajo la lluvia y el frío, esperando una oportunidad para cruzar la frontera, informa DW. La portavoz de ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados), Melita Sunjic, aseguró que "solo podemos decir que hay más de 10.000 refugiados en Serbia. Es como un enorme río de personas, y si uno detiene el flujo, tendrás inundaciones en otros lugares. Eso es lo que sucede ahora". Esto, en referencia al cierre de la frontera en Hungría, debido a la construcción de una valla. "Escasea la comida, escasean las mantas, estamos necesitados de todo", dijo Sunjic desde la frontera entre Serbia y Croacia. Algo similar se registró este fin de semana en Macedonia, donde la Policía informó de la llegada de 10.000 personas desde Grecia. Las autoridades croatas enviaron en tren a unos 1.800 refugiados a la frontera con Eslovenia, donde fueron recibidos con vallas, policías y perros, de modo que tuvieron que pasar la noche en el lodo, bajo la lluvia y con frío, informó la televisión pública croata HTV. Eslovenia admite un número diario de aspirantes a obtener asilo en Europa occidental menor al que recibe Croacia, lo que genera atascos. A Croacia entra desde Serbia una media de unos 6.000 refugiados y Eslovenia ha advertido que no puede recibir más de 2.500 al día, y eso solo si Austria absorbe el mismo número de personas. La Policía eslovena aseguró que primero registraría a las mujeres y niños enviados en tren por las autoridades croatas, pero el resto deberá permanecer a la intemperie. José Ángel Gutiérrez [email protected]