• Acuerdan sanciones de 84,3 y 70 millones por fraude a los clientes en los mercados no regulados o dark pool.
  • Es la vía alternativa a la bolsa que utilizan los inversores institucionales para comprar o vender.
  • Pero ese mercado tiene unas normas sobre imparcialidad y fijación de precios, que es lo que los mediadores se han saltado.
Nuevo varapalo de la Comisión de Valores de EEUU (SEC) a los bancos Credit Suisse y Barclays Capital, que han acordado pagar una multa de 154,3 millones de dólares (equivalente a uno 142,4 millones de euros) para cerrar la investigación sobre el fraude en sus operaciones de corretaje o mediación en los mercados no regulados o dark pool, a los que suelen recurrir los inversores instituciones que no quieren hacer públicas sus posiciones. La multas, en las que ha actuado también el Departamento de Justicia de Nueva York, ascienden, en concreto a 84,3 millones de dólares (77,8 millones de euros) en el caso de Credit Suisse y a 70 millones (64,6 millones de euros) para la filial americana del Barclays. No parecen multas desproporcionados, en comparación con otras que la SEC ha impuesto otras veces por otros motivos, pero son récord en casos de corretaje alternativo, según el comunicado de la SEC. Y a partir de ahí, según el propio regulador, espera nuevos avances en sus investigaciones sobre el fraude en esos mercados anónimos en los que se intercambian miles de millones cada día, pero sin que se conozca ni a qué precio se compra y se vende ni quiénes han dado las órdenes, hasta que han concluido. Los bancos sancionados se han aprovechado de esas prácticas, según la acusación, para beneficiarse como intermediarios, beneficiando a unos negociadores en detrimento de otros. Dicho de otro modo, sus prácticas han consistido en ocultar la información adecuada al inversor sobre cómo funciona ese mercado y las normas con las que se pretende garantizar, precisamente, la imparcialidad y la fijación de precios. ¿Cómo se pueden vulnerar? Priorizando unas órdenes de compra o de venta sobre otros. Con esa información, obviamente, el inversor puede tomar otro camino. Vamos, un engaño en toda regla a los inversores y una violación de la ley americana del mercado de valores. Como ha señalado Andrew Ceresney, el director de la división legal de la SEC, "los dark pools tienen un papel relevante actualmente en el mercado bursátil, pero las firmas que operan en esas plataformas deben asegurarse de que no realizan declaraciones erróneas a sus clientes". ­Rafael Esparza [email protected]