• Vodafone España fue la primera en probar una tecnología de última generación, a finales de julio, para mejorar la velocidad de las conexiones móviles.
  • El proyecto de Telefónica, que comenzará en los próximos meses y durará tres años, lo llevará a cabo la multinacional francesa Alcatel-Lucent.
  • La compra de Canal y las últimas ofertas de Movistar TV podrían disparar el número de clientes de la TV de pago hasta los cuatro millones a finales de este año.
El aumento de la demanda de datos y vídeo está llevando a las operadoras a mejorar la red. Está muy bien ofrecer velocidades ultrarrápidas y multitud de canales de televisión, también en el móvil, pero todo eso requiere redes de última generación que, además, permitan hacerlo con las máximas garantías. Los clientes son cada vez más exigentes, y la competencia, cada vez más feroz. Vodafone, que fue la primera en ofrecer servicios 4G en España, también ha sido la primera en probar una tecnología de última generación –finales del pasado mes de julio- para mejorar la velocidad de las conexiones móviles. Lo ha hecho de la mano de Alcaltel-Lucent, la misma empresa que llevará a cabo la transformación de la red IP de Telefónica. En la nota difundida este miércoles, la multinacional francesa, fruto de la fusión de Alcatel y la estadounidense Lucent Technologies, señala que los trabajos comenzarán en los próximos meses y se prolongarán durante tres años. Los datos avalan el proyecto. En los últimos meses, los contenidos de vídeo han provocado un aumento muy significativo del tráfico de datos. Así, en 2014, Telefónica triplicó su base de clientes hasta alcanzar los 1,9 millones. Y eso, antes de comprar Canal . De hecho, su adquisición, sumada al aumento de la oferta de servicios de Movistar TV, la operadora podría aumentar el número de clientes de la TV de pago hasta los cuatro millones a finales de este año. Como se puede ver, la batalla entre las grandes telecos va más allá de las ofertas convergentes, del fútbol o de otros contenidos televisivos. También está en las infraestructuras que utilizan. Pablo Ferrer [email protected]