• El presidente ruso vuelve al lenguaje de la Guerra Fría: asegura que dispone de los misiles nucleares más grandes y peligrosos.
  • El Ejercito ha probado que alcanzan cualquier punto del mundo y atravesarían cualquier sistema de defensa "existente y futuro".
  • La Casa Blanca, que asegura que el pueblo americano puede estar seguro, Moscú ha violado Tratado INF sobre supresión de misiles.
El presidente ruso, Vladimir Putin (en la imagen), presentó ayer jueves un nuevo arsenal nuclear que calificó de "invulnerable". En su discurso sobre el Estado de la Nación, aseguró que su Ejército había probado ya unos misiles intercontinentales que, además de alcanzar cualquier punto del mundo cargados con cabezas nucleares, atravesarían cualquier sistema de defensa "existente y futuro". Putin añadió que nadie en el mundo "tiene algo semejante". Su discurso estuvo acompañado de vídeos proyectados en una pantalla gigante con infografías e imágenes de ensayos de esos cohetes. Entre los anuncios destacó el nuevo misil estratégico intercontinental Sarmat, con capacidad para llevar varias ojivas atómicas y alcanzar cualquier punto del planeta. En el gráfico exhibido pudo verse la recreación de cómo el cohete alcanzaría el territorio de Estados Unidos sin ser interceptado. También desveló que el Ejército ruso dispone ya desde el pasado año de "complejos con armas láser" y "armas hipersónicas", y citó los nuevos misiles de crucero que tienen un alcance ilimitado. "Antes de que tuviéramos los nuevos sistemas de armamento, nadie nos escuchaba. ¡Escuchadnos ahora!", remachó Putin. El Pentágono, que recientemente anunció una nueva política nuclear, aseguró, por su parte, que no se sorprendió tras la presentación del gobernante ruso. "Hemos estado observando a Rusia durante mucho tiempo. No estamos sorprendidos. Estas armas que se discuten han estado en desarrollo mucho tiempo", afirmó la portavoz del Departamento de Defensa, Dana White, durante un encuentro con periodistas, aunque no se refirió a la potencia de las armas argumentada por Putin. Desde la Casa Blanca no se mostraron tan comedidos y dijeron que supone la confirmación de lo que, aseguran, ya sabían, que "Rusia ha estado desarrollando armas desestabilizadoras durante una década, lo que supone una violación de sus obligaciones", según dijo la portavoz Sarah Huckabee Sanders. Y añadió que el pueblo estadounidense puede estar seguro de que están completamente preparados. Según el Departamento de Estado, Moscú ha demostrado violar el Tratado INF, con el que en 1987 ambas potencias eliminaron los "euromisiles", los misiles balísticos y de crucero con capacidad nuclear o no y con alcance de entre 500 y 5.000 km. Andrés Velázquez [email protected]