• Y es que cunde la convicción de que los proyectos de fusión terminan en el reparto de la miseria.
  • Y la banca no está dispuesta a seguir manteniendo empresas condenadas al cierre.
  • Hay que mantener las marcas (El País, El Mundo y ABC) y eso es difícil con las ventas de la prensa vegetal en caída libre.
  • En este contexto, llegan los resultados de Vocento: sigue en pérdidas, pero ingresa más por publicidad.
  • Las ventas de ejemplares no se recuperan ni para la prensa regional (-6,3%) ni para ABC (-14,4%).
  • Además, el grupo no logra un Ebitda superior al de hace un año por el nuevo alquiler de la sede de ABC.
Al final, la banca acreedora se ha cansado de los grupos de prensa de nuestro país. Y es que no ha tenido reparos en advertir a PRISA, Unidad Editorial y Vocento: no habrá fusiones, ¡arréglense solitos! Y es que cunde la convicción de que los proyectos de fusión que se han ido rumoreando (Unidad Editorial-PRISA, El Mundo-ABC, Vocento-Zeta ) no son más que el reparto de la miseria. ¿La razón? Hay que mantener las marcas (El País, El Mundo y ABC), algo que es difícil dado que las ventas de la prensa en papel siguen en caída. Y a esto se añade la situación financiera de dichos grupos, que no merece ningún aplauso como se ha visto este mes: El País y la SER se desangran, la Operación PRISA ha sido un fracaso y Unidad Editorial ha salvado el Ebitda pero sigue en crisis. En este contexto, llegan los resultados de Vocento del primer trimestre con pocas sorpresas. El grupo que preside Santiago Bergareche sigue en pérdidas. Es más, son ligeramente suprioresa las de hace un año: 10,4 millones de euros en vez de 9 millones. En cuanto a los ingresos de explotación, la cifra se sitúa en 101,3 millones (-5,2%), pero hay que destacar que Vocento ingresa algo más por publicidad ( 0,9%) gracias al crecimiento de la publicidad digital ( 9,9%). De hecho, el 33,5% de los ingresos publicitarios y de e-commerce ya son digitales, un 2,6% más que hace un año. Pero las ventas de ejemplares no se recuperan ni para la prensa regional (-6,3%), que antes se veía como su tabla de salvación, ni para ABC (-14,4%). Además, el grupo no ha logrado un Ebitda superior al de hace un año por el nuevo alquiler de la sede de ABC, que supone un gasto mayor (unos 0,5 millones). Por último, el ratio de deuda financiera neta sobre Ebitda se mantiene en 1,3 veces, al igual que en el cierre de 2016 y muy por debajo del de hace un año (2,3 veces). Además, la posición financiera neta es de 66,3 millones y ha generado 11,2 millones de caja operativa ordinaria positiva. Como ven, pocos aspectos positivos y es que lo que va mal (la prensa de papel) aún constituye su principal negocio, como ocurre con su competencia directa. Cristina Martín [email protected]