• El líder de Corea del Norte ha invitado al presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, a visitar Pyongyang.
  • El líder norcoreano se declara dispuesto a reunirse con Moon "lo más pronto posible", aunque éste no había respondido de momento a la propuesta.
  • Pero Washington ha advertido sobre "la operación de seducción" del régimen norcoreano.
  • La Casa Blanca exige que Pyongyang demuestre, antes de cualquier negociación, que está dispuesto a renunciar a su programa nuclear militar.
La paz y el reciente acercamiento de las dos Coreas es el epicentro de los Juegos Olímpicos de PyeongChang. No dejan de multiplicarse las imágenes de concordia, como el traslado de la gran "bandera unificada" de la jugadora norcoreana de hockey sobre hielo Hwang Chung gum y el piloto surcoreano Won Yun Jong. Otra imagen que emociona son las barristas en Gangneung, quienes cantan, aplauden y agitan banderitas con fervor durante las pruebas de los deportistas coreanos, informa La República. En medio de todo, el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un (en la imagen), ha invitado al presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, a visitar Pyongyang. La invitación fue hecha en una nota escrita a mano y entregada por Kim Yo Jong, la influyente hermana del líder norcoreano, durante una reunión en el palacio presidencial en Seúl, en el marco de los Juegos de PyeonChang 2018. Kim Yo jong llegó acompañada del jefe ceremonial de estado de Corea del Norte, Kim Yong Nam. Ellos constituyen la más alta delegación del norte en visitar el sur, desde la Guerra de Corea en los años 50. Los funcionarios de las dos Coreas compartieron kimchi (un típico repollo encurtido) y un licor de arroz, y conversaron durante tres horas. La dama Kim invitó a Moon a visitar su país "en la más pronta fecha posible", dijo un portavoz del palacio presidencial de Corea del Sur. La reunión de la delegación de Corea del Norte con el presidente surcoreano Moon Jae In se dio a pesar de las advertencias de EEUU contra este acercamiento. El gobierno del presidente Trump está preocupado de que Seúl quede atrapado en la ofensiva diplomática de Corea del Norte durante los Juegos Olímpicos de Invierno, que se realizan en medio de la tensión por el programa nuclear de Pyongyang. Washington ha advertido sobre "la operación de seducción" olímpica del régimen norcoreano. El líder norcoreano se declara dispuesto a reunirse con Moon "lo más pronto posible", aunque éste no había respondido de momento a la propuesta. Moon no aceptó de inmediato la invitación, pidió más bien que se crearan "las buenas condiciones" y exhortó al Norte a buscar el diálogo con Washington. "Es absolutamente necesario que el Norte y EEUU inicien rápidamente conversaciones", dijo. Pero este encuentro podría generar discordia entre Moon, partidario desde hace tiempo del diálogo, y el presidente Trump, que hasta hace poco intercambiaba insultos y amenazas apocalípticas con Kim. Washington exige que Pyongyang demuestre, antes de cualquier negociación, que está dispuesto a renunciar a su programa nuclear militar. Andrés Velázquez [email protected]