• Ambos partidos contemplan la toma de posesión de Puigdemont como presidente de la Generalitat, aunque aún no está cerrada la vía que se usará si no está presente.
  • Es decir, que JxCat y los republicanos estudiarán la posibilidad de hacer investir al presidente de forma delegada o telemática.
  • No obstante, ERC ya ha anunciado que respetará la decisión de los letrados, y que no forzarán el reglamento para una investidura telemática.
  • Así que el acuerdo no garantiza la investidura del expresident porque queda condicionada a que los letrados de la Cámara den el visto bueno a una investidura a distancia
  • Así que todo es aún muy confuso…
El expresidente de la Generalitat y candidato a la Presidencia de Junts per Catalunya (JxCat), Carles Puigdemont, y la secretaria general de ERC, Marta Rovira, han llegado a un acuerdo para la investidura del primero y para la formación de la Mesa del Parlament con mayoría independentista, según han avanzado RAC1 y El Periódico. Ambos políticos contemplan la toma de posesión de Puigdemont como presidente de la Generalitat, aunque aún no está cerrada la vía que se usará si no está presente. La intención de Puigdemont es regresar a España, donde le espera una orden de detención, una vez que haya sido investido. JxCat apuesta por una investidura por vía telemática, que se podría hacer por videoconferencia, o bien delegar en otro diputado presente en el pleno la lectura del discurso de Puigdemont. En el reglamento del Parlament catalán no se contempla ni se descarta que se pueda hacer la investidura a distancia. Los letrados de la Cámara han asegurado que harán un informe al respecto. ERC ya ha anunciado que respetará la decisión de los letrados, y que no forzarán el reglamento para una investidura telemática. Es decir, que según El País, el acuerdo no garantiza la investidura del expresident porque queda condicionada a que los letrados de la Cámara den el visto bueno a una investidura a distancia, que en principio no está contemplada en el reglamento del Parlament. También se desconoce quién presidiría la Mesa del Parlament, un puesto clave pues este órgano es el encargado de interpretar el reglamento de la Cámara y el que toma las decisiones pertinentes, tal y como ya sucedió en la pasada legislatura cuando se tramitaron las llamadas 'leyes de desconexión' que luego el Tribunal Constitucional declaró inconstitucional. Otra incógnita es cómo se garantizaría que los diputados electos que permanezcan en Bruselas o en prisión y que no renuncien al acta puedan votar. En cualquier caso, todo es aún muy confuso aunque el separatismo sigue en el monte… separatista. Andrés Velázquez [email protected].