• Pero el presidente ve al mexicano como "garantía de estabilidad y futuro".
  • En cualquier caso, la inmobiliaria seguirá cotizando en bolsa.
  • Los accionistas creen que los consejeros cobran demasiad: el 4% votó en contra de sus remuneraciones.
Los accionistas minoritarios de Realia han aprovechado la junta general, celebrada este lunes en Madrid, para mostrar sus dudas e incertidumbres ante las dos OPAs que existen sobre la empresa. La ganadora, la de Carlos Slim, que compró el 24,9% de la inmobiliaria que tenía Bankia, y máximo accionista de FCC, y la de George Soros, condenada a no salir adelante. El presidente de Realia, Ignacio Bayón (en la imagen), tiene otra visión completamente distinta. Según él, la entrada de Slim y la de Hispania, socimi en la que participa Soros, son una "garantía de estabilidad y de futuro". "La compañía debe aprovechar esta oportunidad para, junto con la recuperación económica, poner en valor sus activos e iniciar una nueva etapa de inversión y crecimiento", ha señalado. Los minoritarios no se lo acaban de creer. Además, están muy descontentos por la pérdida de valor bursátil. Y no les falta razón. Cuando salió a bolsa, cada acción de Realia valía 6,5 euros. Ahora cada una se mueve en el entorno de los 0,70 euros. Demasiada pérdida, que Bayón achaca a la crisis económica y sus efectos en el sector inmobiliario, el más castigado durante estos años. Pero Bayón ve brotes verdes y ha asegurado que la empresa está iniciando una nueva etapa de crecimiento, apoyada en los beneficios presentados en mayo y en los 560 millones de euros ingresados por la venta, en 2014, de su filial francesa SIIC de París. En cualquier caso, los accionistas creen que los consejeros cobran demasiado. El 4% ha votado en contra de sus remuneraciones. No está mal. Por cierto, según lo previsto, la junta ha ratificado el nombramiento de Gerardo Kuri como nuevo consejero, en representación de Slim. Kuri es el hombre de confianza del mexicano que, desde febrero de este año, ejerce de consejero delegado de Cementos Portland, cargo que compatibiliza con el de director general de Inmuebles Carso, uno de los vehículos de inversión de Slim. Pablo Ferrer [email protected]