• El juez archiva la querella de Mediapro contra este diario digital por una información sobre el escándalo FIFA.
  • El fallo considera que Hispanidad fue "sumamente prudente" en su información sobre el rey de los derechos del fútbol.
  • Este diario se limitó a afirmar que Estados Unidos investigaba a Mediapro.
  • Poco después era detenido Roger Huguet, Ceo de Imagina.
  • Y a pesar de eso, Roures lanzó la querella contra Hispanidad por calumnias.
  • En definitiva, la utilización de la justicia para censurar. Esta es la clave.
El titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid ha archivado la querella por injurias y calumnias que presentara el rey de los derechos del fútbol, Jaume Roures (Mediapro-Imagina) contra Hispanidad.com. Además, le condena al pago de costas y manifiesta su asombro por el caso. Lo sorprendente es que la información objeto de querella sólo decía que la justicia norteamericana tenía bajo la lupa al grupo Mediapro, dentro de su investigación sobre el escándalo FIFA. Y como advierte el fallo de archivo, Hispanidad fue "sumamente prudente". Y es que mes y medio después, El Confidencial fue mucho más allá al titular: "Mediapro, envuelta en el escándalo de los sobornos de la FIFA". En dicha noticia, se alude a una información de Reuters y a otras cuestiones. Textualmente, asegura que "en la acusación formal del fiscal de EEUU, el nombre de la empresa Media World aparece como 'Sports Marketing Company C' y este viernes se ha sabido que se trata de una filial de Mediapro. Mientras Traffic Sports fue poco discreta a la hora de pagar 1,34 millones de euros a Webb (incluyendo 447.000 para construir una piscina en su casa en el estado de Georgia), el informe revela que la empresa con residencia en Miami retrasó los pagos todo lo posible para "encontrar una manera eficaz de esconder su verdadero rostro". A pesar de la existencia de la acusación formal del fiscal de EEUU, la cual se conoció en julio, Roures interpuso la querella contra Hispanidad.com, casi dos meses más tarde, en septiembre de 2015. Claro que el propio devenir de los acontecimientos pondría las cartas sobre la mesa y sacaría a la luz la verdad. A principios de diciembre, el FBI registró la sede de la filial de Mediapro, dentro de la investigación de los sobornos de la FIFA, tal y como informaron diversos medios de comunicación, entre ellos Voz Pópuli. Es más, dos ejecutivos de dicha filial (Media World Sports), Roger Huguet y Fabio Tordin, fueron declarados culpables en los cargos de conspiración para cometer fraude electrónico y blanqueo de capitales. Y Mediapro respondió despidiéndoles, como recogió El Mundo, entre otros. En definitiva, que en Hispanidad nos quedamos cortos con la información del 27 de mayo de 2015 y eso ha llevado al juez a concluir lo más relevante: que Jaume Roures actuó de "mala fe". En traducción libre: utilización espuria de los tribunales contra todo el que ose criticarme o, simplemente, contra todo aquel que me moleste. A tenor del número de demandas y querellas de Mediapro contra periodistas y periódicos, se diría que son muchos los que le molestan. Y lo malo, lo peor, es que esa utilización espuria de los tribunales contra los medios informativos, especialmente contra las pequeñas empresas informativas, se está convirtiendo en moda en España. Lo que no deja de ser una manera aproximadamente eficaz de censura de prensa y, en cualquier caso, de hacer perder tiempo, dinero y esfuerzo a los medios pequeños. ¡Guay disponer de servicios jurídicos! En esto el señor Roures es todo un especialista. Eulogio López [email protected] Cristina Martín [email protected]