• Es una reforma política para reducir el poder del Senado.
  • También para devolver al poder central ciertas competencias que se habían transferido a las regiones.
  • Y eso que Italia es menos centralista que España.
  • Y la eliminación de las "provincias" como ente administrativo.
  • El primer ministro italiano se ha caracterizado por su escaso aprecio a España.
Tras un largo recorrido parlamentario y más de 700 días de debate en la cámara, los italianos están convocados a un referéndum el próximo 4 de diciembre para pronunciarse sobre la reforma constitucional planteada por el primer ministro, Matteo Renzi (en la imagen), y que trata de eliminar el bicameralismo perfecto, agilizar el proceso legislativo y darle estabilidad a un país que ha tenido más de 60 gobiernos en 70 años, informa Cuatro. Dado el gran reto que supone dicha reforma, Renzi ya ha anunciado que se retirará de la política si en el referéndum no gana el 'Sí' a la modificación constitucional que defiende. El texto toca numerosos aspectos, entre ellos el  bicameralismo perfecto. Si gana el 'sí', el Senado pierde su capacidad de desafiar al Gobierno, porque no necesitará de su voto de confianza para permanecer en el cargo. Así, solo la Cámara de Diputados, que está formada por 630 miembros, deberá dar luz verde al Gobierno, una medida que ha sido presentada como una tabla de salvación que dará estabilidad a un país que ha tenido 63 gobiernos en 70 años. Con la reforma, las  propuestas de ley podrán seguir siendo presentadas por ambas cámaras. Sobre las otras leyes, el Senado solo podrá proponer modificaciones, pero la última palabra la tendrá la Cámara de Diputados. Más allá de las modificaciones del Senado, la reforma propone la modificación del Título V de la Constitución, que regula las relaciones entre el Estado, las regiones, provincias y municipios, con el objetivo de devolver al poder central ciertas competencias que se habían transferido a las regiones y la eliminación de las "provincias" como ente administrativo. En la práctica, además de la  eliminación de las provincias, se reduce la competencia legislativa de las regiones, que fueron ampliadas por las reformas de los años 1997 y 2001, principalmente en materia de política financiera, que asume el Estado. Recordemos que el actual primer ministro Italiano Renzi se ha caracterizado por su escaso aprecio a España. Como cuando se opuso a que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, fuese invitado a la importante cumbre de cinco países europeos que tuvo lugar recientemente en Berlín con el presidente saliente de EEUU, Barack Obama, informó El Mundo. Andrés Velázquez [email protected]