• El problema sigue vigente en Europa aunque más 'tapado'.
  • Alemania registró en julio un 18% más de peticionarios de asilo.
  • Y Austria ha detectado un aumento del número de entradas ilegales.
  • Por no citar a España, que ha cerrado su frontera en Ceuta durante una semana debido a los asaltos masivos…
El tema de la inmigración es un problema aún lejos de estar resuelto en Europa. Parecía que con el supuesto final de la crisis nos habíamos olvidado de él. Pero sigue latente. Y no hay más que ver la actualidad. Alemania sigue recibiendo desde hace tiempo una media de 15.000 peticiones de asilo mensuales que el país tiene que evaluar, un trámite no precisamente rápido que provoca que los expedientes se acumulen (en junio, por ejemplo, en torno a 170.000 pendientes). No obstante, los solicitantes de asilo apoyo y protección se disparan, sobre todo, en los casos de Grecia e Italia. Alemania acaba de hacer público que ha registrado en el mes de julio un 18% más de peticiones de asilo, hasta un total de 15.069. Y en lo que va de año, 106.604 personas pidieron asilo en Alemania, frente a las 197.039 que solicitaron protección en este país en el mismo período de 2016, informa DW. Y en cuanto a la procedencia de esas personas es significativo que, entre enero y julio, la mayoría de los registrados como peticionarios de asilo en Alemania proceden de Siria (26.896), Irak (11.127) y Afganistán (7.368), lugares donde, recordemos, se viven terribles guerras. Y la cosa no queda ahí, pues en Austria, la Dirección General para la Seguridad Pública ha advertido de que en los últimos días se han detenido "mayores grupos de inmigrantes ilegales", recoge también DW. Por no hablar de España, donde el Gobierno ha cerrado la frontera con Ceuta por la presión migratoria. Aunque la medida será temporal, de una semana, y afecta al tránsito de mercancías… José Ángel Gutiérrez [email protected]