• Alonso ha sido la mano derecha de Abril Martorell en Telefónica y en PRISA.
  • Carlos Suárez, procedente de EADS cuenta con el apoyo de Pedro Morenés.
  • Pero son muchos los que tienen que opinar sobre el nombramiento. Por de pronto, Hacienda, Telefónica y Defensa.

Decíamos ayer… que el nuevo presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, se ha apresurado a sanear las cuentas que le dejara su antecesor, Javier Monzón, al tiempo que prepara un equipo a su medida. El consejero delegado, es Alfonso Alonso (no confundir con su homónimo, el ministro de Sanidad), sin experiencia en el sector pero hombre de confianza de Abril, tanto en Telefónica como en Prisa.

Por otra parte, está Carlos Suárez, el que fuera responsable de EADS en España y que mantiene buenas relaciones tanto con Pedro Morenés como con Eduardo Serra. Pero no olvidemos que tras la entrada de Telefónica y la permanencia de la SEPI, el grupo de Eduardo Serra y de Antonio Hernández-Mancha son los perdedores. Por ahora no han entrado en el accionariado de Indra y para que lo hagan debe sustanciarse el problema de la segregación de la División de Defensa.

Al final la decisión será de Fernando Abril, siempre que el Gobierno y Telefónica den el visto bueno. En el mejor de los casos, se consultará a los March y a Florentino Pérez, aunque éste último está en retirada pues no logró evitar el cese de Monzón.

Y ojo porque hay otro tema pendiente: no están bien vistos, ni tan siquiera por Montoro, las relaciones empresariales pretéritas del ministro Pedro Morenés y del secretario de Estado, Pedro Argüelles. Es cierto que Monzón ya no cuenta con el apoyo de la monarquía pero….

Eulogio López

[email protected]