• En los últimos tiempos, las iglesias cristianas en Indonesia han sufrido ataques de algunos grupos fundamentalistas islámicos contra iglesias y cristianos en varias partes del país.
  • A menudo, según los observadores, estos actos tienen la intención de polarizar a las diferentes comunidades religiosas y destruir la paz y la armonía en las regiones, para luego extraer beneficios políticos.
En una zona de mayoría musulmana, el gobierno local, compuesto por musulmanes, donó dinero para reparar la capilla católica dedicada a San Zacarías, atacada por unos desconocidos la noche del 7 de marzo en la archidiócesis de Palembang, en el sur de la isla indonesia de Sumatra. La capilla fue inaugurada el domingo 4 de marzo por el arzobispo local, Aloysius Sudarso, y se encuentra a unos 50 km. de Palembang, capital de la provincia de Sumatra del Sur. "Agradecemos a las autoridades locales que querían ocuparse directamente de la reparación de la iglesia", aseguró el arzobispo Sudarso a la Agencia Fides. "Esperamos que tales incidentes puedan desaparecer en nuestra archidiócesis y en el país. Debemos permanecer vigilantes y trabajar constantemente por la paz y la armonía en pueblos, parroquias y en todas partes", agregó el prelado. "Hubo una gran decepción en toda la comunidad local después de la destrucción de la capilla, pero estamos invitados a no caer en esta provocación", dijo a la Agencia Fides, Yohanes Hartoyo, un católico local. En los últimos tiempos, las Iglesias cristianas en Indonesia han tenido que hacer frente a desafíos continuos de algunos grupos fundamentalistas islámicos que han llevado a cabo ataques contra iglesias y cristianos en varias partes del país. A menudo, según los observadores, estos actos tienen la intención de polarizar a las diferentes comunidades religiosas y destruir la paz y la armonía en las regiones, para luego extraer beneficios políticos. Los ciudadanos indonesios acudirán en 2018 a votar en las elecciones locales y en 2019 en las elecciones presidenciales en las que las cuestiones sociales económicas y religiosas están en el punto de mira y podrían ser un pretexto para los ataques, que a menudo se escudan en motivos religiosos pero con razones políticas. Los líderes cristianos indonesios en todo el archipiélago invitan a los fieles a hacer frente a las situaciones difíciles "con una mente despejada y un gran corazón", para no caer en las trampas que tales actos quieren crear, alimentando las tensiones sociales y religiosas. "Debemos vivir protegiendo la unidad y la convivencia entre ciudadanos de diferentes religiones en Indonesia", repiten. José Ángel Gutiérrez [email protected]