• Los prelados advierten: «Las reiteradas agresiones y actos de vandalismo contra objetivos cristianos en diferentes partes del país y el hecho de que no se persiga a los autores, ha empeorado el clima de impunidad».
  • También recuerdan los «incidentes graves» como las iglesias incendiadas en Delhi, los ataques a sacerdotes y laicos o las ceremonias de «conversiones masivas» del cristianismo al hinduismo, organizadas por grupos radicales hindúes.
  • Desde que está en el gobierno federal el partido fundamentalista hindú Bharatiya Janata Party, del primer ministro Narendra Modi, los ataques se han recrudecido.
Los 140 obispos indios de rito latino que acaban de terminar este lunes su asamblea anual en Bangalore han manifestado una profunda angustia por las amenazas contra la armonía social y religiosa y han pedido que se tutele el estado de derecho y la libertad religiosa, en conformidad con la Constitución. Los prelados advierten: «Las reiteradas agresiones y actos de vandalismo contra objetivos cristianos en diferentes partes del país y el hecho de que no se persiga a los autores, ha empeorado el clima de impunidad», informa Fides.

En una declaración emitida al finalizar la asamblea, los prelados recuerdan los «incidentes graves» como las iglesias incendiadas en Delhi, los ataques a sacerdotes y laicos, las ceremonias de «conversiones masivas» del cristianismo al hinduismo, organizadas por grupos radicales hindúes.

La nota, firmada por el cardenal Oswald Gracias, reelegido presidente de la Conferencia de los Obispos indios de rito latino, deplora también las «desconcertantes declaraciones de los líderes civiles, que desafían la libertad de conciencia garantizada por la Constitución de la India según el artículo 25».

Asimismo, los obispos expresan su preocupación por las amenazas al sistema educativo, «síntoma de un programa planificado que tiene como objetivo reducir los cristianos a ciudadanos de segunda clase en nuestro país, donde la comunidad cristiana ha ofrecido enormes contribuciones a la educación, la salud y los servicios sociales».

Por este motivo, los prelados citan «el derecho a la igualdad ante la ley y la igualdad de oportunidades garantizados por la Constitución de la India, que niega cualquier tipo de discriminación», pidiendo que se apliquen las garantías constitucionales a la comunidad cristiana.

«Las reiteradas agresiones y actos de vandalismo contra objetivos cristianos en diferentes partes del país y el hecho de que no se persiga a los autores, ha empeorado el clima de impunidad», señala el comunicado, que define como «realmente desconcertante el silencio de los políticos y su incapacidad para proteger a la comunidad».

El texto de los obispos, termina con un fuerte llamamiento al gobierno para que «proteja a sus ciudadanos, aplique y tutele el estado de derecho y detenga la violencia, para garantizar la paz y la armonía».

Como explicamos, desde que está en el gobierno federal el partido fundamentalista hindú Bharatiya Janata Party, los ataques se han recrudecido. Es el partido del primer ministro indio, Narendra Modi, que consiente esa persecución.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]