• Siete pastores protestantes y un laico fueron asesinados, según el informe 'India Christian Persecution', publicado por el Catholic Secolar Forum (CSF).
  • Los autores son grupos fanáticos hinduistas, que promueven la ideología de Hindutva, que pretende eliminar de la India a todos los creyentes de las religiones no-hindúes.
Ya hemos explicado que en la India prosigue la persecución a los cristianos, que no solo no cesa, sino que va en aumento, sobre todo a raíz de la llegada al poder del partido fundamentalista hindú Bharatiya Janata Party, el del primer ministro indio, Narendra Modi, que consiente esa persecución. En el año 2015 se han registrados más de 200 episodios de violencia anti-cristiana. Siete pastores protestantes y un laico han sido asesinados, mientras que las víctimas de la violencia en su conjunto han sido aproximadamente 8.000, incluyendo mujeres y niños. Numerosas iglesias han sido devastadas. Estas son las cifras dadas a conocer por el informe "India Christian Persecution", publicado por el "Catholic Secolar Forum" (CSF), una organización de la sociedad civil de la India, que publica la Agencia Fides. Según el Informe, que analiza la violencia anticristiana en la India durante el 2015, los autores son grupos y facciones extremistas y fanáticas hinduistas, que promueven la ideología de Hindutva, que pretende eliminar de la India a todos los creyentes de las religiones no-hindúes. Estos grupos son hostiles a las minorías religiosas musulmanas y cristianas y difunden campañas de odio y difamación que generan actos concretos de violencia. El informe señala que una de las acusaciones principales es que los cristianos llevan a la conversión forzada con medios fraudulentos. Por ello, el gobierno de Madhya Pradesh ha modificado la llamada "ley anti-conversión", endureciendo las penas. El laico católico Joseph Dias, director de la CSF, señala que "la conversión forzada no es, de ningún modo, parte del horizonte de la fe cristiana: se trata sólo de dejar la libertad de conciencia y de religión, prevista en la Constitución". Sin embargo se han incrementado las llamadas "ceremonias de re-conversión", organizadas por los grupos extremistas hindúes en varios estados de la India, donde los dalit y los tribales cristianos son devueltos en masa al hinduismo. Entre los grupos que realizan actos de violencia, en 2015 se ha consolidado el Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), que ha "reforzado su control sobre el sistema político del país", señala el texto, que ahora cuenta con más de 15 millones de activistas en más de 50.000 células locales, y también con miembros dentro de la policía, del poder judicial, de la administración del Estado. Por último, señalamos que, incluso en el plano institucional, la India no está renovando el visado de estancia en el país para los misioneros, religiosos y religiosas que trabajan de manera constante con los pobres y marginados. José Ángel Gutiérrez [email protected]