• Llegaron hasta el punto de golpearles e incendiarles su vivienda.
  • Lo único que pretendía la familia era sepultar a una menor en un terreno de su propiedad.
La comunidad cristiana de Odisha, al este de India, está conmocionada por una nueva manifestación de odio e intolerancia, que llegó al punto de golpes brutales y el incendio de una vivienda a manos de una turba de extremistas hindúes. Según la agencia vaticana Fides y recoge Aciprensa, el 27 de febrero una niña de 2 años, hija de una familia cristiana, falleció. Mientras se preparaba para sepultar a la menor en una propiedad suya, la familia se vio obstaculizada por otros pobladores, que exigían que el entierro se realice fuera del poblado. Para poder enterrarla en su propiedad, les exigieron el pago de 5 mil rupias (alrededor de 76 dólares). Esa misma noche, 30 extremistas hindúes atacaron la casa de la familia y le prendieron fuego. La casa quedó completamente quemada. Sukra Markhami, padre de familia, y su niña de 12 años, Savitha, fueron golpeados brutalmente hasta quedar inconscientes. Su esposa logró escapar. Otros vecinos cristianos que intentaron rescatar a la familia fueron también golpeados. El sacerdote católico Manoj Kumar Nayak dijo a Fides que en Odisha "aún hay odio y discriminación contra cristianos, y hay deficiencias para satisfacer las necesidades legítimas de las minorías cristianas". El P. Manoj Kumar Nayak indicó que los cristianos buscan construir paz, unidad y armonía, a pesar de la persecución, y destacó que "son un ejemplo de esto: su fe está viva y su testimonio de bienaventuranza evangélica es un ejemplo para todos los bautizados en India". Urgen oraciones por los cristianos perseguidos por su fe en Cristo. José Ángel Gutiérrez [email protected]