• La operadora se niega a pagar lo que pide Mediapro por la Champions cuando todo el mundo pensaba que iba a ceder.
  • Y Tacho Benet se queja.
  • Además, Roures se enreda en los continuos fallos técnicos del canal TotalChannel-BeinSport.
  • Son miles los aficionados que se han quedado sin ver a su equipo pero, al parecer, nadie le obliga a devolver el dinero.
  • A la desesperada, Roures y Benet, cada vez más distanciados.
  • Ahora, buscan un canal por el que emitir. Por ejemplo, alquilándoselo a Unedisa.
Pasa el tiempo y Telefónica no cede. No le compra a Jaume Roures (Mediapro)  (en la imagen) la Champions por 180 millones de euros. Roures, modesto él, aseguró que acabarían por ceder pero no el presidente de Telefónica, Luis Miguel Gilpérez, y encima no se han resentido mucho los clientes, siempre según la propia compañía. Lo que sí se cae, encima, es el TotalChannel-BeinSports, el canal digital por el que Roures pretendía otra vía de rentabilización de sus derechos de la Copa de Europa y la copa de la UEFA, dicho sea a la antigua. Los fallos en la retrasmisión, por la que ninguna institución le ha exigido responsabilidades, han sido el pitorreo de la competencia y el cabreo de los abonados (10 euros de media por mes). Al final, y a pesar del fracaso de Gol TV, Roures está pensando en alquilar un canal, en concreto a Unedisa-El Mundo, para dar salida a unos derechos… por el momento muy mal rentabilizados. Y el cabreo es interno, en Mediapro, dado que Tacho Benet está bastante cabreado. Considera que Roures ha sido muy prepotente con Telefónica, sobre todo cuando declaró, a la salida de una negociación rota, que la operadora volvería a suplicar el trato. Pues por el momento no ha vuelto. Y todo ello pone en entredicho, nuevamente, el sistema de rentabilización de derechos de retrasmisiones deportivas. Eulogio López [email protected]