• La filial de informática, que iba a competir hasta con INDRA, está sometida a una reducción continua de plantilla.
  • Y en cuasi desmantelamiento.
  • El trabajo realizado para BBVA lleva la firma de Google, pero facturaba IECISA.
  • Mientras la otra 'nube', la de Bankia, no acaba de concretarse.
  • Y a la desesperada, Dimas Gimeno intenta abrir en Argentina, mientras no pierde la esperanza de conseguir su primera franquicia en Argelia.
  • ¿Y en cuanto a la guerra civil? Calma tensa.
La noticia se resume fácil: Informática El Corte Inglés (IECISA), una firma que facturaba 700 millones de euros y que estaba dispuesta a competir con INDRA, hace aguas y la compañía presidida por Dimas Gimeno la está desmantelando. Eso sí, sin que lo parezca, mediante la externalización de servicios, prejubilaciones, etc. Se trata de mantener el tipo de la filial que dirige Emilio Gil -sustituyó a Santiago Polo, que lo hizo francamente mal, pero, sorpresa, fue elevado a las oficinas centrales del grupo-. Pues eso, se trata de mantener el tipo porque, a fin de cuentas, aunque la 'nube' del BBVA la hizo Google, fue intermediada por IECISA, y porque todavía no se ha cerrado un acuerdo parecido con Bankia. En definitiva, IECISA es hoy otra vía de agua para El Corte Ingles. Mientras tanto y a la desesperada, Dimas Gimeno intenta abrir el primer centro en Argentina, pero existe un problema hasta ahora infranqueable: no hay suficiente dinero. En cualquier caso, el presidente de los grandes almacenes mantiene la esperanza de conseguir su primera franquicia en Argelia, de la mano de Alí Haddadd. A todo esto, ¿qué ocurre con la guerra civil del grupo? En dos palabras: calma tensa. Por un lado, los Areces rechazaron la última oferta de Marta Álvarez Guil, hija adoptiva de Isidoro Álvarez: volvéis al Consejo dentro de dos años a cambio de que me ayudéis a echar a Dimas Gimeno. Recuerden, además, que los Areces han recurrido la no admisión a trámite de la querella criminal por su expulsión del Consejo. Es más, están dispuestos a presentar una nueva querella si no prospera el recurso. Por otro lado está la relación cada vez más tensa entre Marta Álvarez Guil y Florencio Lasaga. Y todo bajo la mirada del siempre inquietante jefe de seguridad de El Corte Inglés, Fernández Cernuda. No, no hay pacto ni entre Lasaga con Dimas Gimeno ni entre los accionistas (Guil, García Miranda y Areces)... contra Dimas Gimeno. Vamos, que no hay nada de nada. Eulogio López [email protected]