• El grupo tecnológico estadounidense logra un beneficio neto de 2.175 millones de euros entre enero y marzo, pero asume unas cargas de 187 millones pues la justicia española no le da la razón.
  • Sus ventas suman doce trimestres consecutivos de caída, pues en el primero del 2015 bajan un 11,9%, hasta los 18.308 millones.
  • Su consejera delegada, Virginia Rometty, considera que es "un buen arranque del ejercicio y destaca la facturación de los negocios de gestión de datos, la cual sube un 75%.
  • Pretende que el análisis de datos, la informática en nube, la seguridad energética y las tecnologías móviles supongan más del 40% de los ingresos de IBM en 2018.
Desde hace ya unos cuantos años son cada vez más las empresas informáticas que se han ido especializando y cambiando el hardware al que se dedicaban en sus inicios por el software, es decir, dejando aparatos por sistemas operativos. Una de ellas es IBM, pionera en introducir el pc en hogares y empresas, que desde hace más de una década se encarga de servidores y soluciones de servicio. Pero esta especialización también se nota en sus cuentas, pues en este campo la competencia es alta y hay muchos gigantes (Apple, Microsoft, Samsung, etc.). El grupo tecnológico estadounidense acaba de presentar sus resultados correspondientes al primer trimestre que no dibujan un bonito panorama. En concreto, su beneficio neto ha sido de 2.175 millones de euros, lo que supone que ha ganado un 2,3% menos que en el mismo periodo del año pasado. Esta pérdida de ganancias se explica fundamentalmente por dos motivos: el litigio de las pensiones en España y la apreciación del dólar. El primero tiene unas cargas de 187 millones, pues la justicia dio la razón a los sindicatos sobre el cambio de derechos de la plantilla, que IBM aplicó sin contar con el comité de empresa en los años 90. Y el segundo provoca un impacto negativo del cambio de divisas. Sin embargo, el beneficio neto no es el único punto de la cuenta de resultados negativo. Las ventas del grupo tecnológico han sumado ya doce trimestres consecutivos de caída, después de que entre enero y marzo de este año bajaran un 11,9%, hasta los 18.308 millones. En el desglose por áreas, se observa que en América es donde menos han caído, ya que lo han hecho en un 3%; mientras que en Europa han descendido, un 19% y en Asia Pacífico, un 18%. Por su parte, la consejera delegada de IBM, Virginia Rometty (en la imagen), a pesar de las cifras, considera que es un buen arranque del ejercicio. En concreto, ha destacado la facturación de los negocios de gestión de datos, que ha subido un 75%, y es uno de los puntos clave si el grupo tecnológico quiere tener futuro. En concreto, el objetivo de 'Ginni' Rometty es que los mercados corporativos de análisis de datos, informática en nube, seguridad energética y tecnologías móviles representen más del 40% de los ingresos de IBM en 2018. Y está en la buena línea, pues el año pasado dichos negocios fueron el 27% de sus ingresos, mientras que la venta de hardware representó el 11%. Según este objetivo, se puede ver que Rometty pretende rejuvenecer lo que queda del negocio de hardware de IBM para que no perjudique sus cuentas, como hizo en 2014. Cristina Martín [email protected]