1. Fijo o variable, resulta excesivo.
  2. Justo en el momento en el que desde la CNMV se trataba de dar más pasos en control de retribuciones.
  3. El paso final: que los accionistas aprueban las retribuciones de consejeros y directivos. Aún no se ha conseguido.
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán (en la imagen), ha cobrado 7,9 millones de euros durante el primer semestre del año. De ellos, 4,65 millones en efectivo y 3,2 en acciones de Iberdrola. En cualquier caso, una cifra absolutamente excesiva, se trate de fijo, de variable, en metálico o en especie. Y justo en el momento en el que la CNMV trata de desarrollar -¡Cuánta lentitud!- el control de los accionistas sobre salarios, tanto de consejeros como de directivos. El objetivo final, y lógico, consiste en que sean los accionistas, no sólo en que sean informados de las retribuciones de sus empleados y administradores sino de que aprueben -o no- en tiempo y forma, esas retribuciones. Y no, esto todavía no se ha conseguido. Eulogio López [email protected]