• A la compañía que preside Sánchez Galán tampoco le gusta el reparto, ya que el 99% de la financiación recae sobre las cinco grandes eléctricas.
  • A pesar de que el nuevo sistema 'reparte' el coste del bono social (unos 200 millones de euros) sobre 27 empresas, Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, EDP y E.ON son las que pagarán casi su totalidad.  
  • Por ello han recurrido el real decreto 968/2014 ante los tribunales, algunas ante la Audiencia Nacional y otras también ante el Tribunal Supremo.

Parece que las grandes eléctricas de nuestro país no están dispuestas a tragar con carros y carretas. Su última batalla con el Gobierno es el reparto del nuevo bono social, la cual ya ha llegado hasta los tribunales.

En concreto, Iberdrola se ha convertido en la cuarta eléctrica que ha recurrido los porcentajes ante el Tribunal Supremo (TS). Y es que a la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán (en la imagen) tampoco le ha gustado el reparto, ya que el 99% de la financiación del bono social recae sobre las cinco grandes eléctricas.

Estas compañías son Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, EDP y E.ON, a pesar de que el nuevo sistema establecido en el real decreto 968/2014 'reparte' el coste del bono social, es decir, unos 200 millones de euros, sobre 27 empresas. Pero serán las cinco grandes las que paguen casi su práctica totalidad.

Por este motivo, las cinco grandes compañías de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa) han recurrido ante los tribunales. Iberdrola ya recurrió este reparto ante la Audiencia Nacional (AN), al igual que lo hicieron Endesa y Gas Natural Fenosa.

Sin embargo, la compañía que preside Sánchez Galán no estaba del todo contenta y ha ido a más en su reclamación. Por este motivo ha presentado un recurso ante el TS, como ya han hecho EDP España, E.ON España y Gas Natural Fenosa.

Recuerden que el bono social se creó en 2009 e inicialmente lo financiaron estas cinco grandes eléctricas por unos 150 millones de euros anuales. Pero su 'generosidad' paró cuando Iberdrola denunció el mecanismo por discriminatorio y consiguió que el Supremo le diese la razón en 2012. Es más, en noviembre de 2013 el Alto Tribunal reconoció el derecho de las cinco compañías a que se les devolviera el dinero.

Todo un culebrón que terminó con el fin de esta financiación, la cual se cargó de forma provisional a la tarifa eléctrica el año pasado. Pero la puesta en marcha del nuevo mecanismo de financiación del bono social es más de lo mismo de lo que había, es decir, seguirá siendo discriminatorio, pues aunque se reparte entre 27 empresas, son cinco las que asumen el 99%.

Veremos si ahora el Supremo actúa de la misma manera y se pone del lado de las cinco grandes eléctricas, el tiempo lo dirá.

Cristina Martín

[email protected]