• La entidad que preside Amado Franco gana un 73,1% menos que en 2014.
  • El margen de intereses cae un 8,6% pero suben las comisiones un 6,2%.
  • Llamativo aumento de las provisiones ( 93,5%), que pasan de 157 a 303 millones de euros.
  • A falta de negocio bancario, buenos son los fondos de inversión: el banco logra una cuota histórica del 4,02% del mercado nacional.
Los resultados de Ibercaja hasta septiembre, presentados este lunes por la tarde, no son buenos. El beneficio de la entidad que preside Amado Franco (en la imagen) se ha derrumbado un 73,1%, y se ha quedado en los 103,1 millones de euros. En la nota remitida a la CNMV, el banco justifica esta caída por la falta de extraordinarios que sí hubo en 2014, concretamente por la venta de una cartera de renta fija por 380 millones. Sin embargo, y aunque eso es cierto, la entidad ha registrado una caída de su margen de intereses del 8,6%, que contrasta con el aumento del 6,2% de las comisiones (no todo iba a ser negativo). Otro dato llamativo: las provisiones han crecido un 93,5% y han alcanzado los 303,7 millones de euros. Hace un año no superaron los 157 millones. Por su parte, la morosidad ha descendido hasta el 10,2% y la cobertura ha alcanzado el 57,4%, "una de las más altas del sector", según la entidad. En resumen: se trata de unos malos resultados que Franco ha intentado paliar lanzándose, como el resto del sector, a la gestión de fondos de inversión. Y no lo ha hecho nada mal: de enero a septiembre Ibercaja ha logrado captar el 12,7% del nuevo capital de fondos de inversión que ha entrado en el mercado español. Así, el banco ha alcanzado una cuota histórica del 4,02% del mercado nacional de fondos de inversión. Pablo Ferrer [email protected]