• Un año después de la escisión, el beneficio neto de HP Inc. baja un 45,2%, hasta los 2.333 millones.
  • Mientras, HP Enterprise gana 2.954 millones, lo que supone un incremento del 28,4%.
  • Pero en software la perspectiva para 2017 no es muy halagüeña: el beneficio por acción será un dólar inferior.
  • Lejos quedan los años de Carly Fiorina, cuando era la principal tecnológica y la reina en PCs.
La situación de la actual Hewlett Packard (HP) recuerda lo sucedido en otra famosa tecnológica estadounidense (IBM). Cada vez pierde más en lo que hace años fue su negocio estrella (PCs e impresoras) y aumenta las ganancias en software, que se ha convertido en su nueva gallina de los huevos de oro, aunque aquí la competencia por el liderazgo es mucho mayor. Recuerden que en 2004, IBM vendió su división de computadoras personales al grupo chino Lenovo. Un cambio de estrategia que se materializó en 2009, cuando compró la empresa de software SPSS Inc. y el programa de supercomputación Blue Gene, y a las que sumó la empresa i2 en 2011. HP aún no ha ido aún tan lejos, aunque un año después de escindirse en dos (HP Inc. y HP Enterprises) las cosas no han mejorado mucho. En noviembre del año pasado, dio un tijeretazo a la plantilla que afectó a 30.000 personas, a los que hay que sumar los 4.000 despidos anunciados en septiembre en la división de PCs e impresoras por la menor venta de ordenadores. Al cierre del ejercicio fiscal (noviembre de 2015.octubre de 2016), el beneficio neto de HP Inc. ha bajado un 45,2%, hasta los 2.333 millones de euros, y la facturación se ha situado en 45.802 millones (-6,2%). En el último trimestre, el beneficio se desplomó un 62,8%, aunque los ingresos crecieron un 2%. Las cifras de HP Inc. se deben a la menor venta de ordenadores personales y portátiles, así como al auge del smartphone, a pesar de que ocupa la segunda posición (en julio de 2013 Lenovo le arrebató el liderazgo). Eso sí, en impresoras es líder mundial, pero ahora debe sacar rentabilidad a la compra de la división de impresoras de Samsung que hizo en septiembre. Mientras, HP Enterprise ha ganado 2.954 millones, lo que supone un incremento del 28,4%, pues las actividades de software, servicios e infraestructuras tecnológicas están en auge. Aunque no parecen tan rentables, al menos por el momento, pues los ingresos han sido de 46.844 millones (-3,8%). Al igual que en HP Inc. el último trimestre fue muy malo: el beneficio neto se desplomó hasta los 282 millones (-78,2%) y la facturación fue de 11.661 millones (-7,2%). Pero la perspectiva para 2017 no es muy halagüeña: prevé un beneficio por acción diluido de entre 0,72 y 0,82 dólares, frente a los 1,82 dólares del último ejercicio. Ante este panorama parece que lejos quedan los años de Carly Fiorina al frente de la antigua Hewlett Packard (1999-2005), cuando era la principal tecnológica y la reina en PCs, tras fusionarse con su rival en computación (Compaq). Le sustituyó Mark Hurd, que aumentó los beneficios, pero tuvo que abandonar HP en agosto de 2010 tras unas acusaciones de acoso sexual. Tras varios cambios en los puestos de Ceo y de presidente, Meg Whitman tomó las riendas y llevó a cabo la escisión de la antigua HP, ahora ella es la Ceo de HP Enterprise, y Dion Weisler, el de HP Inc. (ambos en la imagen). Cristina Martín [email protected]