• Ocupan el tercer y el cuarto puesto del ranking mundial cervecero, tras AB InBev y SAB Miller, cuya fusión está pendiente del visto bueno.
  • El beneficio neto de Heineken crece un 24,8% y permite elevar el dividendo un 18%, hasta 1,30 euros por acción.
  • Mientras, el de Carlsberg cae un 21%, entrando en números rojos, por amortizaciones, reestructuración y la caída del mercado ruso.
  • En cifra de negocio, también hay notables diferencias: 20.511 millones de euros frente a 8.757 millones.
Este miércoles, continúa la tanda de resultados anuales, correspondientes a 2015, entre ellos, los de dos multinacionales del sector cervecero: Heineken y Carlsberg. A la vista de las cifras parece que se pueden definir como la cara y la cruz de la cerveza en 2015, pues mientras la holandesa ha ganado 1.892 millones de euros, la danesa ha perdido 392 millones. Estos dos grandes compañías ocupan el tercer y el cuarto puesto del ranking mundial cervecero, tras la belga AB InBev -la líder- y la británica SAB Miller, cuya fusión está pendiente del visto bueno por parte de los reguladores. Estas cuatro multinacionales fabrican la mitad de la cerveza que se produce a nivel mundial. Sin embargo, el ranking es distinto en España, donde las líderes son Mahou-San Miguel, Damm y Heineken; además la número uno también distribuye Carlsberg. Volvamos a las cuentas anuales. El beneficio neto de Heineken ha crecido un 24,8% en 2015, hasta los 1.892 millones. Una fantástica noticia que ha permitido a la compañía holandesa elevar el dividendo un 18%, hasta 1,30 euros por acción. De esta manera, el incremento de ganancias repercutirá en los accionistas, que tendrán una razón más para estar contentos. Dadas estas cifras, las estimaciones para 2016 también son buenas y prevén un mayor crecimiento de ventas y beneficio. "A pesar de que esperamos mayor volatilidad en los mercados emergentes y presiones deflacionistas, confiamos en que volveremos a ofrecer crecimiento", ha señalado el Ceo, Jean-François van Boxmeer. Mientras, el beneficio neto de Carlsberg ha caído un 21%, hasta registrar unas pérdidas de 392 millones, que se quedan muy lejos de los 591 millones que ganó en 2014. Por lo tanto, la compañía danesa ha entrado en números rojos, debido a las amortizaciones, la reestructuración y la caída del mercado ruso. "2015 fue un año mixto para el Grupo Carlsberg, mientras nuestro negocio de Asia continúa registrando un sólido crecimiento, nuestro negocio en Europa occidental y oriental tuvo un año difícil", ha explicado el director ejecutivo, Cees 't Hart. Además, el próximo 16 de marzo, la compañía presentará a los inversores su nueva estrategia para el crecimiento. En cifra de negocio, también hay notables diferencias entre ambas cerveceras. La de Heineken asciende a 20.511 millones de euros, un 6,5% más que hace un año; en términos orgánicos el incremento es del 3,5%. Mientras, Carlsberg ha facturado 8.757 millones, un 1,3% más. Por zonas de ventas, Heineken ha destacado que en España crecieron un 5%. Por su parte, la cervecera danesa ha visto como sus operaciones en Asia -los volúmenes en China han descendido un 2% tras años de fuerte crecimiento y en India se han disparado un 42%- han compensado las pérdidas en Rusia y en Europa del Este. Cristina Martín [email protected]