• Es la amenaza más grave que afronta el secretario general del PSOE y tendría que marcharse.
  • Se trataría de 20 diputados andaluces, 4 extremeños y 2 de Castilla la Mancha.
  • Si se abstuvieran, Ciudadanos cambiaría su voto de la abstención al 'sí' y entonces sumarían 169 votos positivos a Rajoy (137 del PP más 32 de Ciudadanos) frente a 155 negativos y esas 26 abstenciones.
  • A resultas de lo cual, la autoridad de Sánchez quedaría por los suelos y sería el fin de su carrera política.
  • El ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero es el más activo socialista anti-Sánchez.
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se comprometieron el miércoles a abrir una negociación "leal, abierta y sin límites", y a mantener un "canal de comunicación permanente", que en un primer momento tratará cuestiones como el techo de gasto y los Presupuestos Generales del Estado. Rajoy se mostró satisfecho del resultado de la reunión con Rivera, que consideró "un primer paso" de una "larga caminata". Por su parte, el PSOE pidió a Ciudadanos que "respete" su decisión de votar en contra de la investidura de Mariano Rajoy como los socialistas respetan que ellos hayan decidido negociar con el líder del PP "renunciando" a su exigencia a que no sea el candidato al Gobierno. Fuentes socialistas indicaron que celebran que Rajoy "se haya puesto a trabajar y a caminar con los partidos que pueden ayudarle en la investidura". Sin embargo, bajo la apariencia externa de paz, el PSOE dista de ser una balsa de aceite. Fuentes socialistas han indicado a Hispanidad que si no deja que Mariano Rajoy sea investido mediante alguna forma de abstención, Pedro Sánchez se juega su liderazgo y su futuro en el PSOE. Y la clave se sitúa en 26 diputados socialistas que podrían abstenerse, rompiendo la disciplina de voto del PSOE y negándose a secundar el 'no' de su líder Pedro Sánchez a Rajoy. En concreto, se trataría de 20 diputados andaluces, 4 extremeños y 2 de Castilla la Mancha. Si estos 26 diputados socialistas se abstuvieran, Ciudadanos cambiaría su voto de la abstención al 'sí' y entonces sumarían 169 votos positivos a Rajoy (137 del PP más 32 de Ciudadanos) frente a 155 negativos (contando incluso como voto negativo a la diputada de Coalición Canaria) y esas 26 abstenciones. A resultas de lo cual, la autoridad de Sánchez quedaría por los suelos y debería abandonar la secretaría general del PSOE. Otrosí: el ex líder socialista José Luis Rodríguez Zapatero es el más activo socialista anti-Sánchez de toda la vieja guardia. ¿Estaría preparando su vuelta? No es descartable, aunque es muy difícil. Andrés Velázquez [email protected]