• Una "reforma muy similar a la de las cajas".
  • Les obligará a fusionarse, a ser más grandes.
  • Y si quieren seguir siendo cooperativas, un fondo imposible de cubrir… "para por si acaso".
  • En España había 50 cajas de ahorros y hoy quedan dos y cuatro en metamorfosis.
  • Y el proceso llevó a la ruina a muchas de ellas.
Lo ha dicho este martes el ministro de Economía, Luis de Guindos (en la imagen), con su proverbial claridad, en el curso de economía organizado por la APIE en la UIMP, de Santader. Por fin, tras una legislatura parada, el Gobierno perpetrará la reforma de las cooperativas de crédito y cajas rurales. ¿Y cómo lo va a hacer, señor ministro? Pues mejorando la gobernanza y el acceso al capital. ¿Y eso, cómo se hace? Pues muy similar a "la reforma de las cajas de ahorros". Revisar el papel de los consejeros ("la gobernanza"), mejorar los instrumentos de acceso al capital… y "un fondo para coyuntura", o sea, para cuando vengan mal dadas. Con las cajas de ahorros se hizo lo siguiente: mejorar la gobernanza consistió en decirle a los Isidro Fainé de turno que eligieran entre ser consejero de Caixa o de Caixabank. Y así con todos. A continuación, esto es lo más importante, podían convertirse en sociedades anónimas cotizadas, previa fusión de todo lo fusionable (y hasta lo infusionable). También podían permanecer con su naturaleza jurídica mutual, propia de las cajas de ahorros pero, en ese caso, deberían dotar un fondo de reserva, por supuesto, muy elevado. Por cierto, los famosos SIP (sistema institucional de protección) fueron una de la causas de que tantas cajas de ahorros que funcionaban bien se precipitaran al abismo. Eran las famosas fusiones frías, más bien fusiones forzadas. Eso es lo que pretende Guindos para las cooperativas de crédito. Y si no, que constituyan un fondo de reserva que es un dineral… que ninguna caja rural -no digamos nada cooperativa- podría suscribir. ¿Nuevos instrumentos de capital? Por supuesto: en forma de acciones y acudiendo al mercado… que acabará por ser su dueño. Del espíritu cooperativo no quedará nada. "Muy similar a las cajas de ahorros". Guindos Terminator. Eulogio López [email protected]