• Y en vísperas de la conversación Putin-Trump.
  • Los rusos analizan el ataque de EEUU a una base de aviación del régimen sirio de Bachar al Assad tras un supuesto bombardeo de Siria con armas químicas, en el área de Jan Sheijun, que afectó a civiles.
  • "Para justificar sus acciones, Washington las atribuye al hecho que está absolutamente seguro de que Damasco es culpable", dicen los rusos.
  • Pero añaden: "Ya oímos lo mismo de nuestros colegas estadounidenses hace 14 años, en la antesala de su invasión a Irak".
  • "Como recuerdan bien todos, esta historia tuvo un fin vergonzoso. Nuestros colegas estadounidenses y británicos no se han quitado esta mancha todavía", concluyen.
En un discurso pronunciado por el jefe del Departamento para la 'No Proliferación y Control de Armas' del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores de Rusia, Mijaíl Uliánov, en la reunión extraordinaria del Consejo Ejecutivo de la OPAQ, la Haya, este recordó a EEUU sus mentiras en la guerra de Irak en 2003. El discurso se centró en el ataque de EEUU a una base de aviación del régimen sirio de Bachar al Assad tras un supuesto ataque de Siria con armas químicas, en el área de Jan Sheijun, que afectó a civiles. Mijaíl Uliánov recuerda que "EEUU no sólo echó la culpa al Gobierno de Siria sino también lo castigó mediante una operación con el uso de la fuerza sin esperar los resultados de la investigación. Se asestó un ataque con misiles contra un objeto en el territorio de un Estado soberano violando burdamente las normas del Derecho Internacional, incluidas las disposiciones de la Carta de la ONU". (…) "Hay todos los fundamentos para calificarlo como acto de agresión". "Para justificar sus acciones, Washington las atribuye al hecho que está absolutamente seguro de que Damasco es culpable. Es lo que los propios estadounidenses califican como un 'mal deja vu'. Ya oímos lo mismo de nuestros colegas estadounidenses hace 14 años, en la antesala de su invasión a Irak. En aquel momento, en los contactos bilaterales los socios estadounidenses alegaron como prueba los datos supuestamente fidedignos suministrados por sus servicios de inteligencia, como hacen ahora. Como recuerdan bien todos, esta historia tuvo un fin vergonzoso. Nuestros colegas estadounidenses y británicos no se han quitado esta mancha todavía. Tendrían que sacar lecciones de esto. Pero no lo hacen, en la situación actual siguen actuando del mismo modo sin preocuparse de la necesidad de hacer su postura más convincente y verosímil". "En este contexto -añade-, es notable una entrevista ofrecida recientemente al periódico The Telegraph por el ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, en que calificó como "muy probable" el uso de las armas químicas por la aviación gubernamental. Es decir, el jefe de la diplomacia británica no está completamente seguro de esto. Entonces, ¿por qué nuestros colegas se permiten hacer declaraciones categóricas en la arena internacional? ¿No les da vergüenza apoyar el ataque con misiles motivado por meras suposiciones?". "Quisiéramos recordar que no hay claridad todavía en relación con los acontecimientos en Jan Sheijun. Todas las acusaciones contra Damasco son arbitrarias y están basadas en la información dudosa de las redes sociales suministrada por la organización no gubernamental Cascos Blancos que se desacreditó hace mucho y está estrechamente vinculada con los terroristas del Frente al Nusra y Al Qaeda. Aconsejamos a todos que tomen nota de los materiales publicados por los expertos de la organización Médicos Suecos por los Derechos Humanos quienes sacaron la conclusión que en los vídeos presentados por los Cascos Blancos los niños estaban sin sentido bajo la influencia de sustancias psicoactivas que les inyectaron". Y concluye: "Sólo una investigación profesional y de alta calidad llevada a cabo de inmediato puede responder a todas las preguntas. No nos satisfará una investigación realizada por la Misión de Búsqueda de Hechos de la OPAQ (MBHO) de modo tradicional, es decir, a distancia, sin salir al lugar del supuesto incidente, en base al análisis de la información publicada en Internet y el interrogatorio de los testigos en los países que tienen una frontera común con Siria". Y todo ello en vísperas de la conversación Putin-Trump, que pretende reconducir las relaciones tras el peligroso acercamiento Trump-Jinping. Andrés Velázquez [email protected]