• El Colectivo de Víctimas del Terrorismo Covite presentará una denuncia contra los dos arrestados por un delito de "'odio'" en conexión "con delito de terrorismo y por atentado a la autoridad".
  • Queda en libertad uno de los dos detenidos por la brutal agresión.
  • La cordobesa Pilar, una de las víctimas, novia de uno de los guardias civiles, ha señalado que nadie les ayudó durante la agresión en el bar.
  • Asegura que fue su novio, el sargento, el que llamó a la policía foral para solicitar ayuda.
  • Uno de los guardias civiles agredidos en Alsasua por radicales abertzales rescató a expresos de ETA de la nieve.
  • El Gobierno foral, la delegada del Gobierno en Navarra, así como UPN, Geroa Bai, PSN y PP han condenado la agresión.
Recordemos los hechos: este sábado de madrugada, en la localidad navarra de Alsasua, dos guardias civiles y sus novias fueron agredidos por un numeroso grupo de violentos radicales del entorno proetarra cuando estaban fuera de servicio tomando unas copas. Según la delegación del Gobierno en Navarra, uno de ellos sufrió lesiones en pierna y cara, necesitando de intervención quirúrgica, y el otro agente y las parejas de ambos presentaban lesiones, magulladuras y hematomas. Todos ellos fueron trasladados al Complejo Hospitalario de Navarra mientras la policía foral, que acudió en apoyo de la guardia civil, se hacía cargo de la investigación de los hechos y detenía a dos personas, que pasarán a disposición judicial los dos detenidos en este suceso. Se enfrentan a los presuntos delitos de desórdenes públicos, cuatro de agresión con resultado de lesiones y atentado a la autoridad. Uno de los dos detenidos por la agresión  ha quedado este lunes en libertad, tras declarar ante la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona. La consejera de Interior de Navarra, María José Beaumont, ha señalado a preguntas de los medios que "no sería prudente decir nada más" y se ha remitido al comunicado que hizo público el sábado el Gobierno de Navarra para "condenar rotundamente" los hechos. Además, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo Covite anunció que presentará una denuncia contra los dos arrestados por un delito de "'odio'" en conexión "con delito de terrorismo y por atentado a la autoridad". La cordobesa Pilar, una de las víctimas de la agresión, novia de uno de los guardias civiles, ha señalado esta mañana en una entrevista en Onda Cero que nadie les ayudó durante la agresión en el bar. "Nos tiraron un chupito y para evitar problemas decidimos abandonar el local, fue entonces cuando comenzaron a increparnos, darnos patadas y puñetazos", asegura. "Con el teniente (el compañero de su pareja que es sargento) se cebaron de una manera muy importante", explica. Además, añade que no recibieron ayuda porque "viven con el miedo impregnado en el cuerpo" y asegura que fue su novio, el sargento, el que llamó a la policía foral para solicitar ayuda. Por otro lado, señaló de absurdo la versión de los agresores este fin de semana, incluido el partido Sortu, donde acusan a los Guardias Civiles de provocación. Se da la circunstancia, además, de que el teniente de la Guardia Civil agredido en Alsasua por medio centenar de personas del entorno radical abertzale participó en las labores de rescate de expresos de ETA que solicitaron en marzo la ayuda del Instituto Armado cuando quedaron atrapados por una nevada, según Navarra.com. Al menos, el Gobierno foral, la delegada del Gobierno en Navarra, así como UPN, Geroa Bai, PSN y PP han condenado la agresión, informó La Razón. Pero el trasfondo de todo esto es que si bien ETA ya no mata, todo el odio que sembró durante sus 50 años de vida todavía permanece y rebrota en sucesos como los de Alsasua. Andrés Velázquez [email protected]