• Esa es la causa, junto a la amortización por la nueva planta de fraccionamiento, de que gane un 2,5% menos.
  • Pero las cifras no son pequeñas: el beneficio se sitúa en 125,2 millones y los ingresos ascienden a 959 millones ( 5,6%).
  • Víctor Grifols ama mucho a su Cataluña natal: el 94% de las ventas viene de mercados internacionales y la nueva planta de fraccionamiento está en EEUU.
  • Mientras, los inversores castigan la jeta del independentista: la cotización baja un 1% y en algunos momentos es el valor que más cae del Ibex.
Este jueves, Grifols ha dado a conocer sus resultados del primer trimestre, en los que no ha faltado alguna paradoja. Como bien saben, su presidente y Ceo, Víctor Grifols (en la imagen), es un independentista catalán que gana dinero en EEUU y paga al fisco en Irlanda, y en relación a las cifras no ha tenido ni el más mínimo reparo: se ha quejado de una mayor tasa impositiva efectiva. Todo un ejemplo para el contribuyente, ¡sí señor! Según la compañía, esa es la causa, junto a la amortización por la nueva planta de fraccionamiento, de que gane un 2,5% menos que hace un año. ¡Qué penita! Pero ojo, las cifras que ha obtenido no son pequeñas: el beneficio neto se ha situado en 125,2 millones y los ingresos han ascendido a 959 millones ( 5,6%). En concreto, en la mejora de la facturación ha contribuido, y mucho, la división de Bioscience. Sus ventas han crecido un 10,9%, hasta los 754,9 millones, gracias a la evolución positiva de las principales proteínas plasmáticas y a la regularización de algunos contratos en China. De esta manera, la citada división supone ya el 78,7% de las ventas de la tercera compañía mundial en producción de medicamentos biológicos derivados del plasma. Por su parte, la división de Diagnóstico cayeron un 6,7%, hasta los 161 millones, por la falta de ingresos con los que sí contaron hace un año (contrato con Abbott y otros suscritos en Japón). Además, será un año "de transición", según ha señalado la directora financiera de Grifols, Nuria Pascual, en una conversación telefónica con Reuters. Los ingresos de la división de Hospital se han situado en 22,8 millones, tras anotarse un ligero descenso del 1,8%. Y es que sigue afectada por la ralentización de concursos en las áreas de Pharmatech y de Fabricación a Terceros, mientras sienta las bases para crecer en EEUU. Víctor Grifols presume de amar mucho a su Cataluña natal, pero el 94% de las ventas viene de mercados internacionales y la nueva planta de fraccionamiento está en EEUU. Destaca la evolución de las ventas en EEUU y Canadá, donde han aumentado un 9,1%, hasta los 618,6 millones. Mientras que en la UE, los ingresos han caído a 159,8 millones (-6,5%). Eso sí, el mayor crecimiento de ventas se ha dado en la zona ROW (resto del mundo), que ha sido del 15,6%, hasta los 160,4 millones y ya supone el 16,7% de los ingresos totales. Respecto a la nueva planta de fraccionamiento, conviene subrayar que a finales de febrero señálabamos que todo parecía indicar que se situaría en EEUU, a pesar de la apuesta de Grifols por la independencia. Y así ha sido: en concreto, se ubica en Clayton (Carolina del Norte, EEUU). Por tanto, la compañía se resume en: tener la sede social en Cataluña, pagar al fisco en Irlanda y crecer y ganar dinero en EEUU. En cuanto a la deuda, cabe mencionar que la compañía prosigue con su desapalancamiento. La cifra ha sido de 3.614,7 millones, con lo que el ratio es de 3,1 veces el Ebitda. Habrá que estar atentos a cómo evoluciona en este año de transición, pues el actual presidente y Ceo, Víctor Grifols, dejará sus funciones ejecutivas en su hermano, Raimon Grifols Roura, y en su hijo, Víctor Grifols Deu, el 1 de enero de 2017. Mientras, los inversores han castigado la jeta del independentista: la cotización ha bajado un 1%, hasta los 18,39 euros, aunque en algunos momentos de la jornada bursátil, Grifols ha sido el valor que más caía del Ibex. Cristina Martín [email protected]