• Tras el optimismo de ayer de Tsipras, la directora gerente del FMI aseguraba hoy jueves que "aún hay mucho trabajo por hacer".
  • Las consecuencias no se han hecho esperar: las bolsas europeas caen al esfumarse el optimismo sobre Grecia.
  • Principales puntos de desencuentro: pensiones, las privatizaciones, las leyes laborales y la austeridad fiscal.
Grecia y sus acreedores del FMI y la UE llevan cuatro meses negociando un acuerdo de reformas sin que se hayan producido avances significativos. Sin un acuerdo, Atenas corre el riesgo de incurrir en el impago de su deuda en cuestión de semanas. Ayer, las noticias que llegaban invitaban al optimismo. De hecho, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunció que su país está cerca de lograr un acuerdo con sus acreedores internacionales sobre su programa de rescate, tras reanudarse las conversaciones, recoge Efe. Tsipras aseguró incluso que los depósitos del país no están en riesgo y que los salarios y las pensiones se pagarán con normalidad. Sin embargo, hoy la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde (en la imagen), ha echado un jarro de agua fría sobre ese optimismo, pues ha advertido en una entrevista en la televisión alemana que aún hay mucho trabajo por hacer antes de que Grecia y sus acreedores internacionales puedan cerrar un acuerdo que permita desbloquear fondos a cambio de reformas, publica Reuters. "Todos estamos en el proceso de trabajar hacia una solución para Grecia y no diría que hemos alcanzado ya resultados sustanciales", dijo Lagarde. "Las cosas se han movido, pero aún hay mucho trabajo por hacer", añadió Lagarde al tiempo que expresó su confianza en que Grecia cumplirá con sus compromisos. De hecho las bolsas europeas abrían este jueves a la baja, cediendo parte de las ganancias de la víspera a medida que se esfumaba la euforia sobre un posible acuerdo entre Grecia y sus acreedores. Lo último que se sabe es que Grecia y sus acreedores comenzarán a elaborar un borrador con la lista final de cambios de política y recortes presupuestarios que deberá realizar el gobierno griego a cambio de la recepción de nuevos fondos de rescate. En ese contexto, los principales puntos de desacuerdo son las pensiones, las privatizaciones, las leyes laborales y la austeridad fiscal. José Ángel Gutiérrez [email protected]