• Atención: Acciona, ACS, OHL, Sacyr, FCC…
  • Sobre todo para las elecciones europeas de 2014.
  • Ruptura total entre Granados y López Madrid: le acusa de distraer parte de los sobornos a costa de su suegro, Villar Mir.
  • Curioso: todos los medios cierran filas contra Granados.
Segunda mañana de infarto con Francisco Granados y el caso Púnica. El que fuera secretario general del PP madrileño se ha puesto a largar. Al parecer, tres años en la cárcel, abandonado por todos y criticados por Cristina Cifuentes, le han convencido de que más vale largar. Y si dos semanas atrás soltó que Ignacio González y Cristina Cifuentes habían sido amantes y que la presidenta de la Comunidad de Madrid estaba al tanto de todas las mordidas (rasgado de vestiduras feministas ante tan insufrible machismo), el martes puso patas arriba a todo el sector constructor. Granados acusó a José Manuel Entrecanales de haber donado 60.000 euros al PP a cambio de contratos sobre eficiencia energética. Y más: superó los 2 millones de euros lo que diera OHL. En este caso, además, se nota que Granados ha roto con su antiguo amigo Javier López Madrid, porque asegura que el yerno de Villar Mir se quedaba con parte de esa cantidad. Ojo, y también acusa de financiar al PP a Dragados (ACS), a Sacyr y a FCC. Vamos, que no se libra nadie. A todo esto, la reacción de los medios ha sido curiosa. Se supone que quieren denunciar y publicar la corrupción pero, miren por dónde, cuando encuentran a un arrepentido -o cabreado- que empieza a rajar aseguran que no tiene credibilidad, que es un miserable (por meterse en las vidas privadas ajenas) y que no tiene pruebas y que los acusados lo niegan. Como si algunos lo afirmaran. En cualquier otro país, un arrepentido -o cabreado- es una joya para conocer la verdad. Al parecer, aquí sólo interesa la verdad cuando interesa. Y cuando no interesa, pues no. Eulogio López [email protected]