• El regulador les impone una multa de nueve millones de euros por pactar precios y estrategia comercial en las zonas de Madrid y Galicia.
  • Estos centros de venta contaban con la colaboración de la empresa ANT Servicalidad, que también ha sido sancionada.
  • La patronal del sector está temerosa por la decisión, pues crea incertidumbre en 135.000 empleos y frena la recuperación del sector.
  • Una remontada que ha sido posible gracias al famoso plan PIVE, que ya está en su séptima edición, y que las marcas desean que se prorrogue indefinidamente.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha decidido dar un duro golpe al sector del automóvil con su última sanción. En concreto, ha parado los pies al cártel que formaban 45 concesionarios de Toyota, Hyundai y Opel.

¿Cómo? Pues muy sencillo, a través de una multa, como suele hacer en casos similares. En este caso, ha sido de nueve millones de euros, pero no sólo se ha impuesto a los concesionarios de las tres marcas citadas sino también a la empresa ANT Servicalidad.

En concreto, la CNMC castiga a los concesionarios por pactar precios y estrategia comercial en las zonas de Madrid y Galicia. Algo que no hacían solos, sino con la colaboración de ANT Servicalidad, una empresa especializada en servicios de atención al cliente, estudios de mercados, etc. Esta era la encargada de comprobar el grado de satisfacción de los clientes y que los precios cobrados fueran los comprometidos.

Esta multa es la culminación de unos expedientes abiertos entre los años 2011 y 2013, aunque con anterioridad la antigua Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ya había puesto su lupa sobre la sospechosa actuación de este colectivo. Pero no es un punto y final, pues la investigación ha sido amplia y próximamente se comunicarán sanciones a concesionarios implicados de otras marcas.

Entre las reacciones, la patronal del sector, Faconauto, está temerosa. En concreto, su secretario general, Blas Vives, ha señalado que la decisión de la CNMC de sancionar a los concesionarios crea incertidumbre en 135.000 empleos y frena la recuperación del sector. El cual tiene un importante peso en la economía española, pues representa el 2% del PIB.

Claro que conviene no olvidar que la remontada del sector del automóvil ha sido posible gracias al famoso plan PIVE, es decir, al dinero de todos los españoles. Una ayuda que ya ha alcanzado su séptima edición, y que las marcas esperan y desean que se prorrogue indefinidamente. Pero el sector no puede estar subvencionado para siempre y parece que el Gobierno ya planea poner pronto un fin a su generosidad, abriendo así una 'guerra' sobre la "eternidad" de los PIVE.

Por su parte, algunos de los concesionarios multados por la CNMC ya piensan en interponer recursos, de carácter contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional, aunque tienen un plazo de dos meses para hacerlo. Las sanciones impuestas por el regulador van desde 3.143 euros a casi un millón de euros, en concreto la más elevada ha recaído sobre el concesionario Seligrat de Automoción (989.541€). Opel es la marca con más concesionarios implicados, con un total de 24.

Mientras, la CNMC sigue considerando prioritaria su lucha contra los cárteles y recuerda que tiene un Programa de Clemencia para que la empresa o el directivo implicado pueda aportar información sobre las prácticas sancionadas a cambio de una exención total o de una reducción de la multa.

Esta sanción a 45 concesionarios se une a la que el regulador ha impuesto al cártel de la leche y que asciende a 88,2 millones, pero también a la de 32,4 millones contra varias compañías petroleras -Repsol, Cepsa, Disa, Galp y Meroil- y a la impuesta 39 empresas de recogida y gestión de residuos por 98,2 millones.

Cristina Martín

[email protected]