• Y el Gobierno y el Banco de España son los que lo están impulsando.
  • Lo que se busca es que los grandes se coman a los medianos.
  • El objetivo es reducir plantillas y oficinas.
  • El presidente del Popular considera que se está exagerando la polémica por las comisiones en los cajeros: el 80% de las operaciones se hacen en la red propia del banco en el que el cliente tiene su cuenta.
Muy interesante la entrevista de Javier Cuartas a Ángel Ron (en la imagen), publicada este domingo en La Nueva España, en la que el presidente del Popular habla sobre algunas de las cuestiones más destacadas del sector financiero. Por ejemplo, de las fusiones bancarias. Ron admite que habrá más concentración en el sector. Es lo que está impulsando el Gobierno y el Banco de España. Como hemos adelantado en Hispanidad, lo que se busca con estas fusiones en España no es entidades más grandes, sino reducir el exceso de capacidad, es decir, el número de empleados y el número de oficinas. "Es probable que las más rentables sobrevivan y acaben absorbiendo a las demás", señala Ron. Lo cierto es que lo que se busca con estas fusiones es que los grandes se coman a los medianos. Pero tranquilos, porque no será algo que veamos antes de las elecciones generales de diciembre. Más que operaciones económicas, son operaciones políticas. Esto no lo dice Ron, lo decimos nosotros. Lo que sí afirma el presidente del Popular es que las fusiones "primero se harán dentro de los países porque para acometer las transfronterizas se necesita tamaño y que haya antes homogeneidad en las normas de los países. Así que preveo primero más fusiones nacionales y luego, a medio o largo plazo, habrá concentraciones europeas". Otro asunto, las comisiones de los cajeros. El 'Popu' va a esperar a conocer la regulación prometida por el Gobierno para tomar una decisión definitiva. "Los cajeros son una inversión que hay que rentabilizar y lo que estamos haciendo es pactar su uso con otras entidades bancarias que no los tienen", ha explicado. En todo caso, Ron considera que la polémica se ha exagerado. "El 80% de las operaciones se hacen en cajeros de la red propia del banco en el que el cliente tiene su cuenta", ha asegurado. Para terminar, Ron advierte sobre el riesgo que entraña la banca en la sombra, que no tiene depósitos y no se compromete con sus clientes. Así, en situación de crisis, "la banca en la sombra espera a recuperar su cartera y se va", mientras la banca "tiene que preservar su base de clientes y se queda en el país". Eso sí, recuerda que los Gobiernos defienden a la banca en la sombra porque, en caso de quiebra, no tienen que poner dinero. El problema, y esto tampoco lo dice Ron, lo decimos en Hispanidad, es que, los propios bancos están vendiendo parte de sus activos a esa banca en la sombra que les está haciendo competencia desleal. Pablo Ferrer [email protected]