• N 1 tendrán mayoría en el capital, con un 57%, y su presidente, Santiago Eguidazu, está al frente de la nueva sociedad.
  • Los consejos de administración ya han aprobado la operación, pendiente ahora del visto bueno de los accionistas.
  • Por cierto, de la antigua Mercapital, la sociedad de José María Loizaga, ya no queda nada, ni el nombre en la web.

Los consejos de administración de la sociedad de capital riesgo Dinamia, que preside Santiago Bergareche, y la gestora N 1, que preside Santiago Eguidazu (en la imagen), han aprobado el proyecto de fusión entre ambas que ya fue pactado en diciembre. Las dos sociedades comunicado la operación a la CNMV. El resultado será una nueva compañía cotizada con una mezcla de sus actividades actuales: banca de inversión y gestión de activos. O dicho de otro modo, una gestora, N 1, la antigua Mercapital, comenzará a cotizar en bolsa gracias a Dinamia, que ya lo hace. No busquen ya rastro, por cierto, de la antigua Mercapital, la sociedad de capital riesgo -una de la mayores españolas- que fundara en los ochenta José María Loizaga. Apenas queda rastro de ella aunque poco queda de ella. Por no quedar, no queda ni el nombre en web, en la que sólo se sujeta ya N 1. Y también se fueron sus principales ejecutivos, como Carlos Barallobre (20 años no es nada) o  Javier Mataix.

La fusión, que ya sólo depende del visto bueno en las juntas de accionistas respectivas, dará lugar a la primera sociedad de inversión cotizada en España. Si todo avanza según lo previsto, cotizará en bolsa a partir de junio.

La ecuación de canje da la mayoría del capital a los actuales accionistas de N 1 (un 57%, en concreto) y el resto (un 43%) a los accionistas de Dinamia. Respecto a los cargos, Santiago Eguidazu será el presidente ejecutivo y Santiago Bergareche, el vicepresidente.

Antes de la fusión, Dinamia deberá segregar su cartera de participadas a una sociedad de nueva creación. Además, tendrá que repartir un dividendo ordinario de tres millones de euros en mayo y uno extraordinario de al menos tres millones de euros, en función de si dos participadas por la empresa se venden o no al precio fijado. N 1, por su parte, pagará un dividendo de cuatro millones.

Rafael Esparza

[email protected]