• Con esta frase se refería, sin mencionarlo expresamente, al aborto, que ha implantado la socialista Bachelet durante su mandato, pese a las movilizaciones en contra de muchos ciudadanos y de muchos médicos y sanitarios.
  • Bachelet, con 3,5 millones de votos en un país de 17,5 millones de habitantes, implantó el aborto en la nación.
  • Sobre los abusos a niños en la Iglesia de Chile, el Santo Padre pidió perdón: "No puedo dejar de manifestar la vergüenza que siento".
  • El pontífice también se reunió con las mujeres en prisión: "Hoy se les pide que gesten el futuro".
El Papa Francisco, ante la presidenta saliente de Chile, Michele Bachelet, el nuevo presidente, Sebastián Piñera, y las autoridades políticas y diplomáticas del país, ha pedido este martes, en su discurso formal en Santiago de Chile, "una opción radical por la vida, especialmente en todas las formas en la que ésta se vea amenazada", recoge Religión en Libertad. Con esta frase se refería, sin mencionarlo expresamente, al aborto, que ha implantado la socialista Bachelet durante su mandato, pese a las movilizaciones en contra de muchos ciudadanos y de muchos médicos y sanitarios. En agosto de 2017 el Tribunal Constitucional chileno decidió, por 6 votos contra 4, que el aborto es constitucional en los 3 casos que permite la nueva ley abortista (riesgo para la salud de la madre, violación, grave enfermedad del bebé). Bachelet llegó a la Presidencia en unas elecciones que, por primera vez, no eran de voto obligatorio: sólo acudieron a votar 5,7 millones sobre casi 13,6 millones de inscritos. Así, Bachelet, con 3,5 millones de votos en un país de 17,5 millones de habitantes implantó el aborto en la nación. La frase del Papa sobre la defensa de la vida la pronunció así hacia el final de su discurso: "El alma de la chilenía es vocación a ser, esa terca voluntad de existir. Vocación a la que todos están convocados y en la que nadie puede sentirse excluido o prescindible. Vocación que reclama una opción radical por la vida, especialmente en todas las formas en la que ésta se vea amenazada". En otro orden de cosas, el Santo Padre también condenó los casos de abusos sexuales a niños por parte de eclesiásticos chilenos. Dijo que era "justo pedir perdón" y que sentía "dolor y vergüenza" ante el "daño irreparable" causado a los niños, recogió Infobae. El Pontífice también se reunió con las mujeres en prisión de Santiago de Chile: "Nadie puede ser privado de la dignidad, vosotras sois privadas de la libertad", dijo el Papa Francisco, recoge Zenit. Su Santidad ha dicho a las madres: "Muchas de ustedes son madres y saben qué significa gestar la vida. Han sabido «cargar» en su seno una vida y la gestaron. La maternidad nunca es ni será un problema, es un don, uno de los regalos más maravillosos que puedan tener. Hoy tienen un desafío muy parecido: se trata también de gestar vida. Hoy se les pide que gesten el futuro". Queridas hermanas, ha anunciado el Papa: "Todo no da lo mismo. Cada esfuerzo que se haga por luchar por un mañana mejor –aunque muchas veces pareciera que cae en saco roto– siempre dará fruto y se verá recompensado". De los hijos, el Santo Padre ha dicho: "Ellos son fuerza, son esperanza, son estímulo. Son el recuerdo vivo de que la vida se construye para delante y no hacia atrás". En este sentido, ha indicado a las mujeres: "Hoy estás privada de libertad, pero eso no significa que esta situación sea el fin. De ninguna manera. Siempre mirar el horizonte, hacia adelante, hacia la reinserción en la vida corriente de la sociedad". José Ángel Gutiérrez [email protected]