• Los terroristas del grupo islamista 'Maute' (afín al Estado Islámico) atacaron la isla de Mindanao en el sur del país.
  • En los últimos meses, la Iglesia había recibido amenazas.
  • El presidente Rodrigo Duterte impuso la ley marcial en la isla.
Los terroristas del grupo islamista 'Maute' (afín al Estado Islámico) atacaron la ciudad de Marawi —la capital de la provincia filipina de Lanao Sur, en la isla de Mindanao—, en el sur de Filipinas. La violencia se disparó cuando fuerzas de seguridad entraron en una casa buscando a Isnilon Hapilon, considerado el jefe de EI en Filipinas. Un centenar de guerrilleros armados reaccionaron incendiando edificios. En su ataque, también incendiaron la catedral católica y secuestraron a unos 15 fieles, entre ellos un sacerdote, algunas religiosas y varios laicos que estaban rezando en la iglesia. Así lo confirma el obispo Edwin de la Pena, que dirige la Prelatura territorial de Marawi city, ciudad en la isla de Mindanao, al sur de Filipinas, informa Fides. El obispo explica a Fides: "Hoy es la fiesta de nuestra Prelatura, la fiesta de 'María Auxiliadora'. Los fieles se encontraban en la iglesia para rezar a María en el último día de la novena. Los terroristas han irrumpido en la iglesia, llevándose a todos como rehenes a un lugar desconocido. Han entrado también en la residencia del obispo y secuestrado al vicario general, el p. Teresito Soganub. Luego han prendido fuego a la catedral y al obispado. Todo está destruido. Estamos consternados". El obispo se ha salvado porque estaba de visita pastoral en la parroquia de un pueblo que se encuentra fuera de Marawi. "Los terroristas han ocupado la ciudad. La gente está aterrorizada y encerrada en sus casas. Ahora estamos a la espera de la reacción del ejército. Por ahora se trata solo de retomar la ciudad con el menor derramamiento de sangre posible. De los rehenes no se habla. Hemos activado nuestros canales, la Iglesia, los líderes islámicos y esperamos comenzar pronto las negociaciones para que sean liberados sanos y salvos", dice, señalando que en los últimos meses, la Iglesia había recibido amenazas. En respuesta al ataque, el presidente Rodrigo Duterte impuso la ley marcial en la isla de Mindanao. Aunque el Ejército anunció este miércoles que ha retomado el control de la ciudad de Marawi, tras los combates contra los yihadistas de Maute. No obstante, el grupo terrorista ha amenazado «con matar a los secuestrados si no se retiran las fuerzas gubernamentales». José Ángel Gutiérrez [email protected]