• Los desafíos clave para el desarrollo del país son el desempleo, las infraestructuras, los servicios sociales y también la escasez de alimentos y la pobreza.
  • Hay cinco candidatos presidenciales: el actual vicepresidente Jojo Binay, el senador Miriam Defensor-Santiago, el Alcalde Rodrigo Duterte, el senador Gracia Poe y el ministro Mar Roxas.
  • Los jóvenes son el 40 por ciento de los 54 millones de votantes registrados en el país.
En Filipinas ha comenzado oficialmente la campaña para las elecciones presidenciales de mayo de 2016 en un país con más del 85% de la población que profesa el cristianismo, debido a su pasado español. En los comicios se votará tanto para el presidente como para el Parlamento y las administraciones locales, en una contienda política en la que se eligen un total de 18 mil escaños. Será clave el apoyo de los jóvenes, que constituyen el 40 por ciento de los 54 millones de votantes registrados. Entre los temas importantes, en una nación que ha superado los 100 millones de habitantes (la 12 nación más poblada del mundo), se encuentran los desafíos clave para el desarrollo del país: el desempleo, las infraestructuras, los servicios sociales pero también la escasez de alimentos y la pobreza. En el año 2015 en las Filipinas el "Global Hunger Index" (Índice Global del Hambre, calculado por le "International Food Policy Research Institute" ) ha sido de 20,1 por lo que el problema del hambre es "grave". Hay cinco candidatos presidenciales: el actual vicepresidente Jojo Binay, el senador Miriam Defensor-Santiago, el Alcalde Rodrigo Duterte, el senador Gracia Poe y el ministro Mar Roxas, informa Fides. Grace Poe, hija adoptiva del famoso actor Fernando Poe, está en la cresta de la ola de la popularidad especialmente entre los segmentos más pobres de la población. El ex ministro del Interior y candidato del gobierno de turno de Benigno Aquino Jr., es Mar Roxas, un miembro de la burguesía financiera, que según los analistas no tiene el favor de las masas pobres. Rodrigo Duterte, de 70 años de edad y alcalde de Davao (en Mindanao), ha sido apodado "el Justiciero" por su "puño de hierro" en el lucha contra el crimen. Jejomar Binay, de 73 años, que creció en la pobreza, conduce el principal partido de oposición y es el actual vicepresidente, pero en su carrera ha tenido que soportar varias acusaciones de corrupción. La senadora Miriam Defensor-Santiago es una abogada y juez de la Corte Penal Internacional. Los obispos filipinos han reiterado, en un mensaje a la población, que la Iglesia no apoya a ningún líder político en particular. Los fieles, tomarán la decisión correcta si se fijan en los líderes de las listas "tomando como modelo de Cristo, que vino para servir y no para ser servido", verificando la coherencia evangélica de cada candidato, en sus palabras y acciones. José Ángel Gutiérrez [email protected]