• La infraestructura sufrió graves daños en enero de 2016, sólo dos meses después de su inauguración, por las bajas temperaturas.
  • Y en seguida comenzaron las críticas: ¿había sido acertada la concesión del proyecto a una empresa española?
  • A pesar del tropiezo, crecer en Estados Unidos sigue siendo uno de los principales objetivos de Rafael del Pino.
En noviembre de 2015 se inauguró el puente Nipigon, en Ontario (Canadá), construido por Ferrovial en asociación con la empresa local Bot Construction. Se trataba del primer puente colgante de Ontario. La infraestructura, construida sobre el río Nipigon (en la imagen) se presentó como vital para la región, ya que permitía enlazar con la autopista Trans-Canadá, una de las más importantes del país. Pero sólo seis semanas después, en enero de 2016, el puente sufrió graves daños que provocaron su cierre. Concretamente, sufrió deformaciones en la estructura de tal manera que uno de los tramos se levantó unos 60 centímetros, haciendo imposible su tránsito. La compañía tardó 24 horas para abrir un carril al tráfico ligero y más de un mes y medio para que los camiones pudieran cruzar de nuevo el río Nipigon. Como se pueden imaginar, las críticas no tardaron en llegar. Por ejemplo, la Sociedad de Ingenieros de Ontario se cuestionó si Ferrovial fue la mejor opción para construir una infraestructura tan expuesta a la climatología extrema de la zona, en la que las temperaturas pueden bajar más de 15 grados en un solo día. Algunos políticos también aprovecharon para cuestionar el hecho de que los cables utilizados provenían de España y las juntas de expansión, de China. Sea como fuere, nueve meses después del incidente, la Sociedad de Ingenieros seguía investigando las causas del fiasco. Mientras, la imagen del grupo que preside Rafael del Pino quedaba en entredicho. Un daño reputacional que ha afectado negativamente a la expansión por Estados Unidos y que ha obligado a la empresa a redoblar sus esfuerzos en el que ya es el segundo mercado más importante en ingresos (tras Reino Unido) y el primero por valor de sus activos. Pablo Ferrer [email protected]