• El Rey clausuró ayer en Alicante la XVI edición del congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE).
  • Su presidente, Isidro Fainé, definió a don Felipe como "el primer directivo del país".
  • Y añadió: "También es emprendedor quien, desde su puesto en una empresa ya existente, muestra dotes como innovador y transformador".
El Rey afirmó ayer que los directivos empresariales son "una de las columnas vertebrales" del país y les agradeció su "apuesta y confianza en España", así como el sentido de la responsabilidad y su contribución al progreso económico. Felipe VI clausuró ayer en Alicante la XVI edición del congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), que reunió a más de un millar de responsables empresariales. El Rey aceptó la presidencia de honor de la CEDE que le ofreció su presidente, Isidro Fainé, que definió a don Felipe como "el primer directivo del país". En su discurso, el Rey defendió que el desarrollo y el progreso de un país alcanza "cotas de mayor éxito cuando se aplican fórmulas de colaboración". "No parece que hoy lo más acertado sea tratar de encarar el futuro desde una perspectiva estrictamente individual", dijo el jefe del Estado. A su juicio, los liderazgos "inteligentes y generosos" deben contribuir a "agrupar fuerzas" en los equipos para ver "crecer y triunfar" el proyecto común. También hizo hincapié en la importancia de aprovechar las ventajas que ofrece la revolución tecnológica, que "no debe suponer un obstáculo que cierre o restrinja oportunidades de trabajo". La última sesión también contó con las intervenciones de Isidro Fainé, presidente de CEDE y de la Fundación Bancaria "la Caixa", y del presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig. En el marco de la misma, Fainé ha trasladado al Monarca "la petición de la Junta Directiva para que en nuestro vigésimo aniversario, acepte la presidencia de honor de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos". La revolución digital es, según ha descrito Isidro Fainé en su intervención, "disruptiva, intensa y rápida, con unos ritmos de propagación muy superiores a todos los cambios anteriores que ha conocido la Humanidad, Y todas las empresas, sin excepción, se ven plenamente afectadas". Ante esta realidad, el presidente de CEDE puso en valor la importancia del emprendimiento "para conseguir un modelo de desarrollo sostenido, eficiente y equitativo". Más allá del concepto del emprendedor como aquella persona que inicia un proyecto empresarial desde cero, Fainé ha defendido que "también es emprendedor quien, desde su puesto en una empresa ya existente, muestra dotes como innovador y transformador". "Este espíritu emprendedor constituye la fuente, verdadera y perdurable, para conseguir ventajas competitivas y diferenciadas. Porque la estrategia y los productos, de una compañía de éxito, son susceptibles de ser imitados por otros, antes o después. Pero el poder de un plantilla emprendedora y motivada es imbatible", ha añadido el presidente de CEDE y de la Fundación Bancaria "la Caixa". Por ello, Fainé animó a los directivos asistentes a atraer y potenciar a los perfiles emprendedores en sus propias empresas. "Ha llegado el momento en el que todos los directivos estamos obligados a dar el do de pecho, y demostrar a la sociedad, con proyectos y con hechos, que las soluciones a los grandes problemas sociales existen", concluyó. El congreso estuvo marcado por la situación en Cataluña. Al respecto, el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, afirmó que "la marca Barcelona está muerta", en alusión a la pérdida de la sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Bonet se preguntó si se puede recuperar la situación, y respondió que "sí", pero que dependerá del resultado de las elecciones del 21 de diciembre. Para Bonet, el camino de vuelta a la normalidad, económica y jurídica, está "en la senda constitucional y el Estatuto". José Ángel Gutiérrez [email protected]