• Eso no significa que vaya a cambiar a la presidenta de FCC ni a la de Cementos Portland.
  • La gran incógnita de la FCC de Slim sigue siendo el saneamiento de CPV.
  • Y la gran esperanza, la especialización del grupo en basuras y agua.
El plan de Carlos Slim (en la imagen) para FCC sigue adelante. Después de esclarecer la situación financiera, el magnate se dispone a tomar el control de la compañía. Con ese objetivo ha remitido este viernes un hecho relevante a la CNMV en el que propone el nombramiento de tres nuevos consejeros: Alfonso Salem Slim, Antonio Gómez García y Miguel Ángel Martínez. Así, el magnate pasará a tener 8 de los 15 vocales del Consejo de Administración, lo previsto en su hoja de ruta. Evidentemente, los tres son de su máxima confianza, empezando por su sobrino, Salem Slim, actualmente consejero de la inmobiliaria Carso y en Ideal, el grupo de infraestructuras de Slim. Gómez García es director general del grupo Carso, así como presidente y director general de Grupo Condumex. Y Miguel Ángel Martínez, el hombre que Slim designo en un primer momento en FCC y que anteriormente fue director Financiero de Ideal. A estos tres nuevos nombramientos se une el de Carlos Jarque, consejero delegado de FCC, y cuyo nombramiento ya estaba incluido en el orden del día de la Junta de Accionistas. La toma de control de FCC, sin embargo, no significa que Slim vaya a cambiar a la presidenta de la compañía, Esther Alcocer Koplowitz, ni a la de Cementos Portland Valderrivas (CPV), Alicia Alcocer Koplowitz. Precisamente, la gran incógnita de la FCC de Slim sigue siendo el saneamiento de CPV. Saneamiento que se concreta en la necesidad de refinanciar un crédito sindicado de unos 800 millones de euros, antes de julio de este año. Al margen de CPV, la gran esperanza del grupo en esta nueva etapa es la especialización en la gestión de residuos y agua, sin olvidar la expansión internacional de la división de Construcción en México y Estados Unidos. Pablo Ferrer [email protected]