• El 31 de julio vencen 820 millones de deuda. Los bonistas cobrarán, los bancos alargarán el plazo.
  • Si pudiera, Slim vendería Portland a Cemex.
  • Un peligro para la cotización futura de FCC: el capital flotante, que tiende a mínimo.
Preacuerdo en Cementos Portland Valderrivas (grupo FCC) sobre deuda, recuerden, 820 millones de euros que vencen el próximo 31 de julio. Pues bien, ya hay preacuerdo: los bonistas (la mitad de la deuda) cobrarán y se marchan, siempre con el dinero del dinero invertido por Grupo Carso (Carlos Slim) en la matriz FCC. La banca acreedora, capitaneado por el BBVA no, la banca se queda, con la consiguiente refinanciación de 400 millones de euros alargando plazos. La verdad es que Portland tiene mal arreglo, por la sencilla de razón de que no se puede exportar cemento: cuesta mucho transportarlo. Además, Slim, allá al fondo, no rechaza colocar la cementara de FCC a sus compatriotas de Cemex. El problema es que Cementos de México tampoco está como para tirar cohetes. En cualquier caso, ahora andamos en la OPA de exclusión de FCC sobre la cementera. Hasta ahí, Portland. Pero no olvidemos que el dinero para los bonistas y para el reflotamiento de todo el grupo sale de la misma aportación: los 700 millones de euros. Otra cuestión, ahora ya en la matriz FCC. Preocupa el escaso capital flotante que puede quedar en FCC, que podría repercutir de forma negativa en su cotización. Algo que no conviene, por ejemplo, a Esther Koplowitz, aunque pendiente de refinanciación de deuda. Y es que Slim se quedará con no menos del 45% del capital, a lo que habría que unir otro 20% del grupo Koplowitz. Si a eso sumamos los fondos presentes en el accionariado y el propio Bill Gates, que anda entre el 5 y el 6%, digamos que los minoritarios se reducen. Algo que no preocupa al equipo directivo que lidera Carlos Jarque, porque considera que el mercado, en el otro plato de la balanza, ve con buenos ojos tanto la reestructuración financiera como el plan de negocio del Grupo. Lo que sí es cierto es que la banca se siente ahora más segura al prestar, o refinanciar al Grupo FCC. Además, la cotización dependerá de los fundamentales, ahora que se ha logrado la estabilidad financiera. En definitiva, de cómo evolucionen medioambiente, agua y el gran reto, FCC Construcción. Eulogio López [email protected]