• Debe reducir la ratio por debajo de 4 veces el ebitda. Actualmente es de 4,4 veces.
  • Rebelión en Medio Ambiente por la reducción de plantilla en la mejor división.
  • En principio, eso sí, no afectará al equipo directivo de España sino a las filiales de Austria y Reino Unido.
El empeño de Carlos Slim desde que llegó a FCC fue reducir la deuda de la compañía. En eso ha empleado la mayor parte de los recursos y no le ha ido mal. Durante el primer trimestre de este año, el endeudamiento del grupo se redujo un 28%, hasta los 5.063 millones de euros. Además, el ebitda mejoró un 12,7% y alcanzó los 173,1 millones. Pero esta evolución no es suficiente y la constructora no repartirá dividendo hasta que su nivel de apalancamiento no sea inferior a 4 veces el ebitda. La meta está cada vez más cerca, pero aún queda mucho por hacer: la ratio actual se sitúa en 4,4 veces. Ciertamente, el dividendo es importante pero no es lo único. Hablamos de la rebelión en Medio Ambiente por la reducción de plantilla. Lo cierto es que la división que dirige Agustín García Gila desde 2013 es la que más aporta al grupo que, al cierre de marzo, eran 659 millones de euros. Rebelión por el anuncio de reducción de plantilla que incluía directivos de segundo nivel. Al final, la medida solo afectará a las filiales de Austria -cobran el doble y no aportan casi nada- y Reino Unido, donde Medio Ambiente no logró los números esperados. Pablo Ferrer [email protected]