• La CNMV decidirá sobre la opa de Portland en cualquier momento  y parece que aprobará la operación.
  • Y Portland se librará de deuda y empezará a exportar cemento a Estados Unidos y México.
  • El crecimiento global de ingresos es del 2%.
  • Y la deuda se ha reducido en 1.000 millones de euros.
  • Medioambiente y Agua van bien: el Ebitda crece con fuerza.
  • FCC Construcción no. No se espera nada de la obra civil en España.
  • Pero sí del extranjero. Eso sí, se exigirán rentabilidades del 10%.
  • Y la Ciudad de la Salud de Panamá despega de nuevo.
  • Y no, no se van a cubrir las bajas de directivos.
Por fin, los ingresos de la nueva FCC crecen al ritmo de un 2% en tasa anual. Hablamos de tasa global porque lo que está disparado es el Ebitda de las dos divisiones fuertes, que son Medioambiente (residuos urbanos) y Agua. Luego iremos con las no tan buenas divisiones. Además, la estructura financiera está saneada, a la espera de los últimos flecos. La deuda se ha reducido más de 1.000 millones de euros, con quitas superiores al 15%. Ahora bien, Carlos Slim (en la imagen) no tiene prisa. No ofrecerá dividendo tampoco en 2016. En tal caso, en 2017. Controla la mayoría –el 60% de manera directa- y, por tanto, puede hacer frente a la caída bursátil. Vamos ahora con las patas malas: FCC Construcción y la cementera Portland. FCC Construcción ha sufrido un ERE que ha afectado a 610 empleados, el 12,6% de la plantilla en España y, además, la empresa que preside Esther Alcocer, y cuyo primer ejecutivo es el mexicano Carlos Jarque, no espera nada de la obra civil en nuestro país. Sí del extranjero, aunque con una operación limpieza en toda la cartera. En otras palabras, no se abordarán obras con márgenes inferiores al 10%. Como producto estrella de FCC Construcción destaca la Ciudad de la Salud, en Panamá, el mayor complejo sanitario de Iberoamérica. Terminada la obra negra –los cimientos- se espera que en menos de un año pueda entrar en funcionamiento. En cualquier caso, a FCC Construcción todavía le queda un largo camino por recorrer como generadora de fondos. Y luego, la cementera Portland. Tampoco hay salida en España, con lo cual está empezando a exportar cemento a EEUU y México. Por cierto, la Opa sobre Portland estaba paralizada tras la decisión de Slim de vender el 55% de Giant, la filial norteamericana, responsable del 30% del Ebitda, a Elementia, empresa del grupo Carso (Slim). Lógico. Lógico por parte del regulador, dado que había que valorar el coste real de cara al accionista minoritario. Pues bien, la decisión de la CNMV, tras el relevo en el organismo, es inminente y, según ha podido saber Hispanidad de fuentes de la propia CNMV, aprobatoria. Mientras, ha habido una reducción muy fuerte del equipo directivo (departamento financiero, RRHH, etc.) que no se van a cubrir. Slim consideraba que había una inflación de directivos en la casa. Especialmente, por el desaprovechamiento de las sinergias entre los distintos departamentos. Eulogio López [email protected]