• La ampliación ha sido superior a la prevista y Koplowitz ha encontrado financiación para no perder presencia.
  • Con esta ampliación, no sólo se anula el famoso tramo B de deuda, sino que se capitalizarán Cementos Portland y Realia.
  • Además, con la suscripción de capital se abre la posibilidad a una futura renegociación de la deuda total de FCC.
  • Slim ha conseguido que todos los bancos acepten una segunda quita del 15%, también el principal acreedor, el BBVA.
  • Tras este saneamiento del balance, FCC se especializará en medio ambiente y agua.
  • El grupo Slim está colaborando, no sólo en la consecución de nuevos contratos en construcción, sino en la mejora de la tesorería y en los cobros.
A última hora de la tarde de este jueves se ha conseguido aprobar la esperada ampliación de capital en FCC, que abre una nueva etapa en el grupo de construcción y servicios. Varias novedades importantes: la primera, que la ampliación será de 709,5 millones de euros, superior a los 600 estimados inicialmente, según se recoge en el hecho relevante remitido a la CNMV. La diferencia es importante. Luego veremos por qué. En cualquier caso, se lanzará a un precio unitario de 6 euros por acción. Este jueves, los títulos de la compañía han cerrado a 5,5 euros, tras caer un 3,3%. La segunda novedad es que Esther Koplowitz ha encontrado financiación y acudirá a la ampliación, de tal manera que mantendrá su actual participación del 22,4%. Lo mismo hará Carlos Slim: tras la operación seguirá con el 25,6% del capital. Ojo, en este segundo caso hay que precisar que el grupo Carso se compromete a cubrir la ampliación, con el único limite de no superar el 30% del capital de la compañía para no verse obligado a lanzar una opa. Como hemos señalado, el hecho de que finalmente sean 709,5 millones en lugar de 600 es importante. Y lo es porque, después de cancelar el famoso tramo B de la deuda (500 millones de euros), todavía quedarán cerca de 300 millones –recordemos la nueva quita del 15%- que irán destinados a capitalizar Cementos Portland Valderrivas y Realia. Efectivamente, Slim ha logrado que todos los bancos acepten una segunda quita del 15%, incluido el principal y más duro acreedor, el BBVA. Además, con la ampliación y la cancelación total del tramo B, se abre la puerta a una futura renegociación total de la deuda del grupo. En definitiva, ahora comienza una nueva etapa en la que FCC podrá centrar todos sus esfuerzos en especializarse en servicios de medio ambiente –sobre todo, recogida y tratamiento de basuras- y agua. Y todo con el grupo Slim detrás. Lo cierto es que el magnate mexicano está colaborando, no sólo en la consecución de nuevos contratos en construcción, sino en la mejora de la tesorería del grupo. Pablo Ferrer [email protected]