• Y la cotización se dispara un 4% al comienzo de la sesión bursátil.
  • Participan en el pacto de sindicación, entre otros, el vicepresidente Guillermo Fernández Vidal y el director general corporativo, Carlos Mariñas.
  • Objetivo número uno: volver a beneficios después de perder 3,1 millones en el primer trimestre.
  • Aún no hay relevo de Luis Solana, presidente no ejecutivo que sustituyó en octubre al cesado García-Durán.
Es cierto que la euforia bursátil de los primeros instantes se ha ido desvaneciendo a lo largo de la mañana y que el repunte del 4% se ha convertido en un escueto avance del 0,53% a tres horas del cierre de la sesión. Pero el efecto primero es el que cuenta -con un Ibex en rojo intenso-, y ha quedado claro que el mercado premia el compromiso de los directivos con sus empresas. Y es que doce accionistas de Ezentis, entre ellos, varios directivos, han firmado un pacto de sindicación que abarca, en total, el 3,15% de su capital. Según el hecho relevante remitido este martes a la CNMV, los miembros del sindicato se comprometen a votar en todas las juntas de accionistas de la compañía "en un mismo sentido bajo las líneas y directrices de Guillermo Fernández Vidal durante los próximos tres años". Fernández Vidal asumió el cargo de vicepresidente único no ejecutivo de Ezentis en octubre de 2015, tras el cese fulminante de Manuel García-Durán como presidente y consejero delegado. El entonces vicepresidente primero, Luis Solana, asumió la presidencia no ejecutiva del grupo. Y Fernando González (en la imagen) pasó a ser el nuevo consejero delegado. Es otro de los que han firmado el pacto de sindicación. Pacto que se rompería automáticamente en caso de que Fernandez Vidal cesara o renunciara a su puesto en el Consejo. Además de los ya citados, participan en la sindicación, entre otros, el director general corporativo, Carlos Mariñas -ahora también miembro del Consejo-, Jorge de Casso, secretario general del Consejo, el director general de recursos, José María Maldonado, y Roberto Cuens, director de desarrollo corporativo. El primer objetivo de todos ellos es volver a los beneficios, después de perder 3,1 millones de euros en el primer trimestre. En cualquier caso, el éxito o no del grupo sigue dependiendo en gran medida de los contratos con Telefónica, que aportan el 60% de su facturación. Y en el entretanto, continúa la búsqueda de un nuevo presidente que sustituya a Luis Solana. A sus 80 años largos, asumió la presidencia en octubre de 2015, tras el cese fulminante de García-Durán. Según la CNMV, Solana no es accionista de Ezentis ni forma parte de la nueva sindicatura. Pablo Ferrer [email protected]