• Luis Solana, vicepresidente, toma temporalmente las riendas de la antigua Avanzit, a la espera de un relevo.
  • A la bolsa, sensible a decisiones bruscas, no le ha gustado: el valor ha llegado a caer un 4% en el día.
  • No están claras las razones de la 'ruptura', que termina con el abandono total de la empresa de García-Durán, el mismo que la salvó.
  • Telefónica sigue siendo vital para Ezentis: de ella depende el 60% de la facturación.
Parche de situación en un momento confuso para Ezentis. El Consejo de Administración -pulso incluido- ha decidido el cese fulminante del hasta ahora presidente y consejero delegado, Manuel García-Durán (en la imagen). Provisionalmente, asume el cargo Luis Solana, vicepresidente de la sociedad desde el año pasado. Solana se incorporó como consejero independiente en 2012. La bolsa, sensible a decisiones tan drásticas, no lo ha recogido con agrado. El valor se ha llegado a depreciar casi un 4%, aunque posteriormente ha suavizado algo su caída, en torno al 3%. No está claro el trasfondo ni tampoco las razones de la ruptura, y flota un aire indudable de improvisación. Luis Solana pasa ya de los 80 años, lo que evidencia una salida precipitada, por un lado, y la ausencia de un relevo, por otra. En cualquier caso, el abandono de García-Durán es total: ha renunciado a su cargo de consejero. El hecho relevante comunicado a la CNMV es, como suele, frío y aclara poco más. Ahí se informa del nombramiento de Luis Solana como presidente no ejecutivo, y de Guillermo Fernández Vidal como vicepresidente único no ejecutivo. Desde hace un año era vicepresidente segundo. Los dos están vinculados a Telefónica, que sigue siendo la mano que mece la cuna de Ezentis: depende esencialmente de la operadora para engordar su cuenta de resultados. De hecho, el 60% de la facturación de la empresa, de 14.000 empleados, depende del grupo que preside César Alierta. Y los dos, como digo, tienen buenas relaciones con Telefónica. Fernández Vidal fue presidente de Telefónica Sistemas, consejero delegado de Telefónica Data y adjunto al consejero delegado de la teleco. Y Luis Solana, ex presidente Telefónica entre 1982 y 1989, es desde abril de 2013 presidente de Wayra, la plataforma de Telefónica de apoyo a strartups tecnológicas. La prueba del algodón de la buena relación con Alierta. García-Durán, por su parte, fue mano derecha de Juan Villalonga en Telefónica. Fue presidente de Telefónica Media, director general de comunicación y vicepresidente ejecutivo. Por entonces, también fue consejero de Antena 3TV. A García Durán se debe la transformación e impulso de la antigua Avanzit, desde que desembarcó en 2011 con todo su equipo. Sólo durante este año alcanzó un acuerdo de financiación de 126 millones a cinco años, a principios de junio, con el fondo de inversión Highbridge Principal Strategies, al tiempo que compraba la brasileña Ability por 55,4 millones, y completó poco después opción de compra del 45% de otra brasileña, Seicom, por 4,26 millones, para controlar el 100%. El Consejo de Administración de Ezentis ha acordado la constitución de una comisión ejecutiva delegada de seis miembros en la que delega todas sus facultades salvo aquéllas que sean legal o estatutariamente indelegables. Esa comisión la forman, además de Solana y Fernández Vidal, Fernando González, Enrique Sánchez, José Wahnón y la sociedad Eralan Inversiones. Rafael Esparza [email protected]