• Así funciona uno de los fondos más especulativos del mundo: convoca a los sindicatos nada más cumplirse el plazo tras el último ajuste.
  • Y es que hablamos del cuarto ERE en cuatro años.
  • Menos mal que cuando se hizo con la entidad (2013), el fondo de Leon Black aseguró que mantendría el empleo y la red de oficinas.
Ya no hay ninguna duda: la banca digital consiste en despedir empleados. A más digitalización, más despidos. Es lo que lleva practicando el fondo Apollo desde que se hizo con Evo Banco en 2013. Y lo está haciendo sin pausa… y con prisa. Ha convocado a los sindicatos este martes, justo cuando se cumple el plazo de dos años impuesto tras el último ERE, que afectó al 33% de su plantilla y al 37% de las oficinas. Así es como funciona uno de los fondos más especulativos del mundo. Estamos hablando del cuarto ERE en cuatro años, una marca de la que pueden presumir muy pocos. Hacemos memoria: en diciembre de 2014, nueve meses después de la autorización de su compra (febrero 2014), Apollo llevó a cabo su primer ajuste: 132 empleados a la calle, el 12% de la plantilla, de los que 42 pertenecían al banco, 85 a la firma Avancard y 5 a Fracciona. El segundo golpe llegó siete meses después y afectó a toda la plantilla de Avancard: 126 trabajadores perdieron su empleo. Tres meses después, Apollo planteó un nuevo ERE, esta vez sobre la plantilla del banco: 200 trabajadores (33,3% del total) a la calle y cierre de 26 sucursales (37% de la red). El motivo, el mismo que ahora, esto es, que el 80% de los clientes no acude a las oficinas porque opera por internet o por teléfono. "El proceso de renovación tecnológica e innovación estratégica llevado a cabo por EVO en los últimos años ha transformado el modelo de relación con sus clientes, que en la actualidad operan de forma menos presencial y pueden contratar y gestionar los productos y servicios a través de los diferentes canales a distancia", señala la nota remitida este lunes por la entidad. Menos mal que cuando se hizo con la entidad en 2013, el fondo creado y presidido por Leon Black y dirigido en España por Andrés Rubio (en la imagen), aseguró que mantendría el empleo y la red de oficinas. Pablo Ferrer [email protected]